Estamos arrancado el 2014 y típicamente en esta fecha suelo comentar las perspectivas económicas y financieras de nuestro país. No obstante, el 2014 es un año emblemático ya que se conmemoran muchas cosas; entre ellas, la entrada de México a la OCDE y el inicio del Tratado de Libre Comercio entre nuestro país, Estados Unidos y Canadá, eventos sin lugar a dudas importantes

Una situación adicional que se presentó al inicio de 1994 fue el levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), lo que sorprendió a la opinión pública y sacudió la economía del país, siendo uno de los elementos que contribuyó al surgimiento de la crisis de diciembre de 1994.

Para muchos, incluido yo, los movimientos guerrilleros eran algo que conocíamos remotamente por los acontecimientos que se registraron en el país a inicios de la década de los 70. Recordaba haber leído algo de Lucio Cabañas y del grupo armado denominado Partido de los Pobres.

Por cierto, aquel movimiento de la década de 1970 se desarrolló mayoritariamente en la sierra de Guerrero y su líder, Lucio Cabañas, había sido maestro rural egresado de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. Uno de los eventos más dramáticos que protagonizó el Partido de los Pobres fue la planeación del secuestro, en abril de 1974, de Rubén Figueroa, quien se desempeñaba como Senador de la República y candidato a la gubernatura de Guerrero.

El 2 de diciembre de 1974, Cabañas fue acorralado por el ejército y decidió suicidarse. Veinte años después, en la madrugada del primero de enero de 1994 se levantó nuevamente un grupo armado en México, sólo que ahora en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

El EZLN tomó, además de San Cristóbal, otras cuatro cabeceras municipales y otros poblados. De acuerdo con diversos comunicados del propio grupo armado, el objetivo de este movimiento era deponer al gobierno y avanzar a la ciudad de México para tomar el país.

Quienes vivimos ese momento de la historia de nuestro país no dábamos crédito de lo que estaba sucediendo, y resultaba complicado evaluar el alcance del movimiento y su impacto en la economía del país. Lo que era claro es que el movimiento se percibía peligroso, lo que detonó una gran incertidumbre.

Se calcula que en la toma inicial participaron al menos 2,500 efectivos del EZLN, con un saldo de decenas de muertos y heridos. Así recibimos el año nuevo veinte años atrás, con un escenario guerrillero que pensamos el país había superado. A este evento se sumaron otros que, al encadenarse, hicieron explotar una de las crisis económicas más profundas que el país ha vivido en su historia.

En el ámbito financiero internacional habrá que recordar que en febrero de 1994, la Reserva Federal de Estados Unidos puso en marcha una política monetaria restrictiva a la luz del fuerte crecimiento económico y las presiones inflacionarias que esto había originado.

El inicio de un ciclo de alza en las tasas de interés revirtió el flujo de recursos financieros hacia México ahora a favor de Estados Unidos, que se hacía más atractivo por los mayores réditos, lo que terminó por impactar al conjunto de países emergentes.

Para finales de febrero, el tipo de cambio se empezó a depreciar hasta ubicarse cerca del límite superior de la banda de flotación, a lo que las autoridades financieras respondieron aumentando las tasas de interés.

En este escenario ya complicado, se presentó otro evento igualmente traumático en el ámbito político. El 23 de marzo, el candidato a la presidencia de la República por parte del PRI, Luis Donaldo Colosio, fue asesinado, lo que ensombreció el ambiente político y económico en México, afectando la confianza de los distintos agentes económicos.

Este entorno, junto con otros eventos políticos que se presentaron a lo largo de 1994, se reflejó en una cuantiosa fuga de capitales y en una dramática caída de las reservas internacionales que tuvieron que ser utilizadas para mantener el esquema de bandas de flotación. De esta forma, las reservas internacionales que alcanzaron un máximo histórico de 29,228 millones de dólares el 15 de febrero cayeron hasta 5,854 millones de dólares al cierre del 21 de diciembre, justo antes de que la Comisión de Cambios decidiera adoptar un régimen de libre flotación. Hace 20 años…

*Manuel Guzmán M. es director de Administración de Portafolios y Estrategia de Inversión de Intercam Grupo Financiero, [email protected]