El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dijo el sábado que cumplirá con la orden de arresto en su contra por una condena a 12 años de cárcel por corrupción.

En sus primeras declaraciones tras el pedido detención en su contra, Lula agregó que la historia va a probar que la justicia estaba equivocada y que era inocente. Lula dijo que el juez mintió y por eso lo condenó, e instó al pueblo a seguir la lucha.

"Voy a cumplir con el mandato y cada uno de ustedes, todas las voces de aquí, se van a transformar en mí y van a hacer lo que tienen que hacer", dijo Lula a una multitud tras una misa en honor a su esposa fallecida en la sede de un sindicato metalúrgico en Sao Paulo, donde pasó las últimas dos noches.

El juez federal Sergio Moro había dado a Lula plazo hasta el viernes por la tarde para entregarse a cumplir la sentencia, que podría terminar con las esperanzas del primer presidente de la clase trabajadora de Brasil de regresar al poder este año.