Gran Bretaña dijo que los vuelos podrían ser interrumpidos el martes en partes del país por una nube de cenizas provocada por la erupción de un volcán en Islandia, pero aclaró que no prevé que se repita el caos del tránsito aéreo del año pasado.

La Oficina Meteorológica de Gran Bretaña pronostica que a las 0600 GMT del martes la nube de cenizas del volcán Grimsvotn cubriría la República de Irlanda, Irlanda del Norte, Escocia y partes del norte de Gran Bretaña.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tiene programado volar el martes desde Irlanda a Gran Bretaña para una visita de Estado.

La Autoridad de Aviación Irlandesa dijo que los vuelos desde y hacia Irlanda podrían verse interrumpidos más adelante esta semana, pero que no esperaba interrupciones dentro de las próximas 48 horas debido a la ceniza volcánica. Otras partes de Europa estaban en alerta.

El año pasado la ceniza del volcán islandés provocó el cierre del espacio aéreo de Europa y forzó a la cancelación de 100.000 vuelos, interrumpiendo los viajes de 10 millones de pasajeros a un costo de unos 1.700 millones de dólares en ingresos para la industria.

Consultado si la ceniza podría causar interrupciones en los vuelos, un portavoz de la Autoridad de Aviación Civil Británica respondió: "Eso es lo que parece hasta el momento".

La organización de tráfico aéreo de Europa dijo que si las emisiones del volcán continúan al mismo ritmo la nube de cenizas podría llegar el jueves hasta el oeste del espacio aéreo de Francia y el norte de España.

El presidente francés Nicolas Sarkozy recibirá a Obama y a otros líderes del G8 en Francia esta semana.

Las autoridades estuvieron de acuerdo en aplicar reglas más laxas sobre los vuelos, después de ser criticadas por ser demasiado estrictas la última vez.

"Creo que los reguladores son ahora un poco más sensatos de lo que fueron el año pasado", dijo Michael O Leary, jefe de la aerolínea de bajo costo Ryanair, en una teleconferencia.

Sin embargo, las acciones de las aerolíneas cayeon entre un 3 y 5 por ciento.

El ministro de Transporte alemán, Peter Ramsauer, dijo que no esperaba que la erupción interrumpa el tráfico aéreo al mismo nivel que en el 2010, pero que podría haber restricciones de vuelos para aeronaves particulares, dado que la ceniza podría alcanzar una concentración mayor a los 2 miligramos por metro cúbico.

En declaraciones a Sky News, el secretario de Transporte británico, Philip Hammond, dijo que las autoridades podrían trabajar con las aerolíneas para "que puedan volar alrededor de las mayores concentraciones de ceniza, en lugar de tener que aplicar una prohibición total".

El volcán Grimsvotn ha estado lanzando oscuras columnas de humo y cenizas que alcanzaron los 20 kilómetros de alto.

La erupción es la más poderosa del Grimsvotn desde 1873 y mayor a la del volcán que generó el cierre del tráfico aéreo europeo el año pasado.

Sin embargo, científicos dicen que el tipo de ceniza lanzada esta vez se dispersa con mayor dificultad y los vientos han sido más favorables.

DOCH