Moscú. El presidente Vladimir Putin se ha retirado a su casa de campo y no, no es a causa de su estado de salud, dijo su portavoz, pero, sí, él tiene una persistente lesión deportiva, pero no tiene sentido pensar en que es lo que le obligó a cambiar su itinerario.

A Putin le gusta ser fotografiado haciendo cosas vigorosas y su reclusión en las últimas semanas indica que se ha convertido en prisionero de su imagen. Su última controvertida sesión de fotos fue a principios de septiembre, cuando subió a un avión ultraligero para llevar una bandada de grullas siberianas jóvenes en el inicio de su migración invernal. Ese episodio atrajo una buena cantidad de escarnio y, por si fuera poco, se le vio caminar con una cojera por uno o dos después en un foro internacional en Vladivostok.

Reuters informó hace una semana, con base en fuentes anónimas, que Putin tiene problemas de espalda y necesita de una cirugía, e indicó que se había saltado algunos viajes al extranjero. Este punto de vista fue desmentido de inmediato por el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Sin embargo, el rumor se ha mantenido a flote y Peskov anunció el jueves que Putin está tratando -sin que se vea incapacitado- un tirón muscular que sufrió antes de la reunión en Vladivostok.

Él estaba sufriendo de un dolor muscular , dijo Peskov, según ha informado la agencia de noticias Interfax. En realidad, nunca lo hemos tratado de ocultar, ya que cualquier atleta tiene un montón de lesiones que, sin embargo, no significa ninguna restricción de sus actividades .

Todos los atletas tienen un montón de lesiones, especialmente los que ejercen activamente y todos los días, al igual que Putin , enfatizó. Por otra parte, Putin se convirtió en un atleta semiprofesional mucho tiempo atrás y ejerce en serio en la actualidad .

Semiprofesional de deportes no existe realmente como concepto en Rusia, ni se refiere al mismo término concebido en Estados Unidos, pero Peskov no sería el primer portavoz de Putin que exagere en nombre del jefe.

Y en cuanto a trabajar en casa, Peskov declaró que es simplemente para evitar el tráfico de Moscú. Cuando la caravana de Putin está en movimiento, las calles principales se pueden llegar a parase hasta 20 minutos cada vez.

Los automovilistas que sufren de estos atascos se enganchan en el claxon de sus automóviles y no como forma de saludo.

El Kremlin, por lo menos, ahora reconoce el problema del tráfico, aunque sólo sea para restar importancia a la cuestión de la salud.