El presidente Trump se reunió con la reina Isabel II y el príncipe Carlos en el Palacio de Buckingham, comenzando tres días de la visita real, cuyo rasgo diplomático ha sido cuidadosamente diseñado.