La Habana.- El gobernador de Virgnia, el demócrata Terence R. McAuliffe, un acérrimo crítico del embargo de Estados Unidos contra Cuba, dijo este martes que su "objetivo" es convertir a ese estado en el primer proveedor estadounidense de alimentos de la isla.

OPINIÓN: Cuba–Estados Unidos

"Virginia no quiere ser solo el tercer estado con más relaciones con Cuba, sino el primer estado", dijo en rueda de prensa McAuliffe, al concluir este martes un recorrido por el megapuerto cubano del Mariel, 45 km al oeste de La Habana, que selló su visita de dos días a la isla.

McAuliffe, el cuarto gobernador de estados de Estados Unidos en visitar Cuba desde que ambos países iniciaron su histórico acercamiento en 2014, destacó que en 15 años Virginia "ha exportado casi 400,000 toneladas de productos agrícolas a Cuba".

NOTICIA: Independencia, antes de relaciones con EU: Castro

Hoy es el tercer estado de esa nación que más alimentos ha exportado a la isla caribeña, después de Luisiana y Georgia, "pero es mi objetivo como gobernador llegar a ser el primer exportador de productos a Cuba", reiteró el gobernador, que llegó el lunes a La Habana al frente de una veintena de empresarios.

Los tres estados venden alimentos y medicinas a Cuba desde 2000 amparados en una medida excepcional que fue aprobada por el Congreso estadounidense, y que les permite comerciar con la isla comunista bajo varias condiciones como el pago por adelantado.

McAuliffe subrayó que su "sueño" es ver que "los grandes barcos postpanamax (de gran calado) puedan atracar en el Puerto de Virginia, descargar su carga, y volver a cargar para atracar en el Puerto del Mariel", donde Cuba comienza a desarrollar un enclave industrial en zona franca sobre la base de inversión extranjera.

NOTICIA: Comienzan preparativos para cruce de cubanos hacia EU

Además, el visitante sostuvo sendos encuentros con el viceministro cubano Ricardo Cabrisas, y con el ministro de Comercio Exterior en Inversiones Extranjeras, Rodrigo Malmierca, y presidió un foro de negocios entre empresarios de su estado y cubanos.

También, condenó el embargo, vigente desde 1962 y considerado por La Habana uno de los principales obstáculos en el proceso de "normalización" que los dos países comenzaron tras reanudar nexos diplomáticos en julio pasado.

"Por mucho tiempo he abogado por la eliminación del embargo, pues ha sido una política ineficiente", dijo McAuliffe, subrayando que a su regreso a Washington continuará trabajando por su "eliminación", para que Cuba y Estados Unidos puedan tener "relaciones comerciales de manera exitosa".

mac