Sao Paolo.- Doce personas fueron asesinadas entre la noche del domingo y la madrugada del lunes en el estado de Sao Paulo, donde la policía civil investiga si se trata de riñas entre bandas o incluso ejecuciones policiales.

"Ninguna línea de investigación ha sido descartada, todas van a ser investigadas", señaló a la AFP un portavoz de la policía civil del estado paulista.

Consultado sobre cuáles son esas hipótesis, el portavoz señaló que investigan "desde venganza o conflictos entre bandas hasta ejecuciones policiales".

Todos los asesinatos se registraron en la periferia de la ciudad de Campinas, un importante centro comercial, industrial y urbano ubicado a unos 90 km al norte de la capital Sao Paulo.

Este lunes la prensa reportó además al menos tres autobuses quemados y otros varios destruidos en un ataque a un terminal de autobuses en Campinas, en un barrio cercano al lugar de los asesinatos.

Según los reportes, un grupo de unas 20 personas atacó el terminal e incendió las máquinas. La policía también investiga a qué responden estas acciones.

Más temprano, la policía había confirmado a la AFP las doce muertes, señalando que estaba investigando sus causas.

"No hemos determinado si esas muertes están relacionadas, sólo sabemos por ahora que ocurrieron en la misma región", dijo a la AFP un portavoz de la policía civil.

Algunos de los asesinatos fueron perpetrados por personas armadas que se movilizaban en vehículos, dijo la policía.

El diario Folha de Sao Paulo afirmó que todos los crímenes fueron cometidos de esa manera y que seis de las personas muertas tenían antecedentes por crímenes como homicidios o robo de vehículos.

La prensa brasileña señaló también que las muertes se produjeron horas después del asesinato de un policía militar que estaba de descanso. Según el diario O Estado de Sao Paulo, el efectivo fue abatido durante un intento de robo en un puesto de gasolina en la misma región.

El sitio de noticias G1 dijo más temprano que tres de las personas que murieron llegaron a recibir atención médica pero no sobrevivieron, mientras que el resto falleció en el lugar de los crímenes.

La ciudad de Sao Paulo, la capital del estado paulista, será la sede del juego inaugural del Mundial de Fútbol-2014 el próximo 12 de junio.

En julio, un informe sobre un mapa de violencia publicado por el Centro de Estudios de América Latina afirmó que un millón de personas fueron asesinadas en Brasil entre 1980 y 2011, lo que convierte al país en el séptimo más violento del mundo.

El estado de Sao Paulo, el más rico y poblado de Brasil, enfrentó una ola de violencia criminal a fines de 2012 que dejó más de un centenar de muertos, entre ellos varios policías.

Analistas señalaron entonces que se trataba de ataques ordenados desde las cárceles por el poderoso grupo criminal Primer Comando de la Capital (PCC), al que se le atribuye una ola de violencia similar del año 2006 que paralizó Sao Paulo durante días.

Los ataques habrían sido ejecutados en reacción a acciones de la policía.

En Brasil, las ONG y observadores en temas de seguridad urbana o derechos humanos han alertado sobre las prácticas extremadamente violentas de la policía, a la que responsabilizan por muchos crímenes sobre todo en las zonas más pobres de las ciudades.

apr