Washington. El Comité Judicial del Senado de Estados Unidos dio el día de ayer 22 de octubre, un paso hacia la confirmación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett, propuesta por el presidente Donald Trump para la Corte Suprema, en una votación boicoteada por los demócratas que la consideran demasiado cercana a las elecciones.

La votación unánime, con todos los demócratas ausentes, deja abierto el camino para que el Senado apruebe definitivamente a comienzos de la próxima semana a Barrett.

Los demócratas calificaron ayer 22 de octubre, de “farsa” al apurado proceso de confirmación de la jueza. Sostuvieron que se rompieron viejas promesas de los republicanos de no votar nombramientos a la Suprema Corte tan cerca de una elección presidencial.

“No daremos legitimidad participando en el proceso de este nombramiento en el comité a solo 12 días de la culminación de una elección que ya está en marcha”, dijeron los demócratas en un comunicado.

“Mis colegas demócratas del Senado y yo boicoteamos la votación del comité de nombramiento a la Corte Suprema hoy”, abundó la senadora  de California Kamala Harris, candidata a la vicepresidencia.

Los republicanos “no se detendrían por nada para despojar de su seguro de salud a millones de estadounidenses”, comentó.