Las ventas minoristas en Estados Unidos cayeron más de lo esperado en mayo, y el gasto volvió a los servicios, ya que las vacunas permitieron a los estadounidenses viajar y participar en actividades que habían sido restringidas por la pandemia de Covid-19.

Las ventas minoristas cayeron un 1.3% el mes pasado, dijo el martes el Departamento de Comercio, y las cifras de abril se revisaron a un alza de 0.9% luego de que inicialmente se dijo que no hubo cambios. El pronóstico para mayo era de un declive de 0.8 por ciento.

Durante la pandemia, la demanda pasó a bienes, como la electrónica y los vehículos de motor, ya que millones de personas trabajaron desde casa, tuvieron clases en línea y evitaron el transporte público.

Ahora, más de la mitad de los adultos han sido completamente vacunados, lo que impulsa la demanda de viajes, alojamiento en hoteles, cenas y entretenimiento, entre otras actividades. Las vacunas, billones de dólares del gobierno y tasas de interés históricamente bajas están alimentando la demanda.

La caída de mayo en las ventas minoristas también se debió a una baja en los ingresos de concesionarios de automóviles, que refleja la escasez de oferta de vehículos de motor, ya que la escasez mundial de semiconductores obstaculiza la producción.

Excluyendo automóviles, gasolina, materiales de construcción y servicios de alimentación, las ventas minoristas cayeron un 0.7% el mes pasado tras una disminución revisada del 0.4% en abril.

La medición se corresponde más estrechamente con el componente de gasto del consumidor del Producto Interno Bruto. Anteriormente se estimaba que habían caído un 1.5% en abril.

Las ventas minoristas representan el componente de bienes del gasto de los consumidores, y servicios como la atención médica, la educación, los viajes y el alojamiento en hoteles constituyen la otra parte.

Los bienes representan el 41% del gasto de los consumidores y los servicios el resto. Como tal, el gasto de los consumidores probablemente se mantuvo sólido en el segundo trimestre, impulsando el crecimiento económico.

En otro informe publicado el martes, el Departamento de Trabajo dijo que su índice de precios al productor para demanda final aumentó un 0.8% el mes pasado después de haber aumentado un 0,6% en abril.

En los 12 meses hasta mayo, el IPP se aceleró 6.6%. Eso siguió a un avance del 6.2% en abril.

Los economistas habían pronosticado que el IPP aumentaría un 0.6% en mayo y un 6.3% interanual.