Venezuela cerró la semana con una muy tensa calma tras los disturbios que el miércoles dejaron tres muertos, hecho que animó las protestas estudiantiles el viernes y el sábado. Para ese mismo día, el presidente Nicolás Maduro convocó a sus seguidores a una marcha por la paz y acusó a la oposición de pretender desestabilizar su gobierno con manifestaciones en las que los estudiantes son utilizados como peones de ajedrez.

Maduro, haciendo uso de su ampliación de poderes concedido por el Congreso semanas atrás, ordenó el arresto del opositor Leopoldo López, señalado por el gobierno como el impulsor de las manifestaciones que se saldaron con una treintena de heridos sólo el miércoles, dos estudiantes y un líder chavista muertos.

El gobierno registró la vivienda del líder opositor sin encontrarlo; sin embargo, después informó que Leopoldo López alistaba su salida del país con dirección a Bogotá, Colombia, a través de un vuelo operador por Avianca.

Venezuela aseguró al mediodía del domingo que las imágenes divulgadas en las redes sociales sobre las protestas no correspondían a los hechos que desde el miércoles y hasta el viernes se vinieron sucediendo en las calles de Caracas y de otras ciudades importantes, sino a sucesos de otras épocas y lugares.

En respuesta, los opositores acusaron a la Compañía Anónima Teléfonos de Venezuela (Cantv) de bloquear el acceso a Twitter, pues esta empresa opera cerca del 90% del tráfico de Internet en el país.

El mismo domingo, la oposición tomó nuevamente las calles de Caracas para denunciar que grupos de infiltrados han intentado desestabilizar las protestas.

Esta vez, la manifestación fue menor a las del resto de la semana, unas 3,000 personas, pero la consigna fue la misma de combate a la inseguridad, la compleja situación económica y el apagón informativo que ha terminado con la suspensión de medios de comunicación no afines al gobierno de Nicolás Maduro.

El ex candidato presidencial Henrique Capriles y reconocido líder de la oposición venezolana se sumó a las manifestaciones e instó a sus simpatizantes a rechazar cualquier acción de violencia venga de donde venga .

Capriles Radonski advirtió a Maduro que en la semana anunciará una protesta masiva con los estudiantes contra la difícil situación que político-social y económica por la que atraviesa Venezuela.

Con información de AFP.

nlb