El Gobierno socialista de Venezuela designó a un nuevo ministro de Salud, pocos días después de reportar estadísticas que revelaron un incremento de la mortalidad infantil y materna el año pasado.

Los datos divulgados por el despacho de la ministra saliente Antonieta Caporale reflejan un salto de 30 por ciento en el número de casos de niños de 0 a 1 años que murieron en el país durante 2016, así como un incremento de 65 por ciento de la cantidad de mujeres embarazadas que fallecieron.

"El presidente Nicolás Maduro designa al compatriota Luis López como nuevo ministro del Poder Popular para la Salud", escribió la noche del jueves el vicepresidente Tareck El Aissami en su cuenta de Twitter.

No mencionó el motivo del cambio y sólo agradeció la labor de Caporale, quien estuvo apenas cerca de un semestre al frente del ministerio.

El boletín de estadísticas epidemiológicas fue difundido tras casi dos años de silencio de datos oficiales durante el Gobierno izquierdista de Maduro, que repetidas veces ha rechazado la oferta de ayuda humanitaria de países de la región, al considerar que buscan justificar con ello una intervención.

El Fondo de las Naciones Unidas para la infancia, Unicef, consideró el viernes las más recientes estadísticas sanitarias de Venezuela como "una clara evidencia del impacto de la prolongada crisis en las mujeres y los niños en el país".

En un comunicado, Unicef dijo "estar listo para fortalecer el apoyo que viene prestando a los socios del gobierno" en la provisión de medicinas.

En medio de una prolongada recesión y una crónica escasez de bienes básicos, los datos oficiales muestran un salto en enfermedades como la difteria, malaria y el virus de Zika, así como los casos de diarrea, tos ferina, neumonía, VIH y sarampión, todas consideradas por la Unicef como potencialmente mortales para la niñez.

abr