El barco que zarpó este sábado de Puerto Rico, un territorio estadounidense en el Caribe, con carga de ayuda humanitaria para Venezuela "recibió amenaza directa de fuego por parte de naves venezolanas", informó el gobernador de la isla.

"Fui informado de que el #BarcoPuertoRico, que partió hacia Venezuela con ayuda humanitaria el pasado miércoles, recibió amenaza directa de fuego por parte de naves venezolanas. Esta amenaza constituye una grave violación contra una misión humanitaria, integrada por ciudadanos americanos. Es inaceptable e indignante", dijo en un comunicado el gobernador Ricardo Rosselló.

Agregó que el barco debió abandonar el área y, refiriéndose a la administración estadounidense, advirtió: "Hemos notificado al gobierno federal del grave incidente. Estamos en comunicación para determinar los pasos a seguir".

Entretanto, las fronteras venezolanas con Colombia y Brasil padecen severos disturbios mientras la oposición intenta ingresar toneladas de ayuda humanitaria internacional que el gobierno de Nicolás Maduro ha ordenado bloquear, asegurando que es una forma de injerencia.

En octubre del año pasado, el gobernador Rosselló firmó un pacto con la oposición venezolana en el cual se comprometió a que Puerto Rico alojara las discusiones que garantizarán una "transición ordenada" en Venezuela.

El senador por Florida Marco Rubio, considerado el artífice de la política de Donald Trump hacia Venezuela, contemporáneamente tuiteó que "naves de combate de Maduro están amenazando con abrir fuego contra un barco que partió desde Puerto Rico".

Añadió que la nave estaba "en aguas internacionales con 300 toneladas de alimentos y medicinas y al menos seis estadounidenses a bordo".

El diputado opositor venezolano Miguel Pizarro había dicho que el barco estaba "bajo asedio".

Puerto Rico, de 3,3 millones de habitantes, es un territorio estadounidense 860 Km al norte de Caracas. Sus nacionales son ciudadanos estadounidenses, aunque no tienen representación con voto en el Congreso.

Poco antes, Trump había escrito en Twitter que "el pueblo de Venezuela está en el umbral de la historia, listo para reclamar su país y su futuro".

En tanto, su consejero de seguridad nacional, John Bolton, reiteraba el mensaje a los militares venezolanos: "Abracen la democracia, protejan a los civiles y permitan la ayuda humanitaria, o enfrenten mayores sanciones y aislamiento".