Caracas.- Las autoridades del Banco Central de Venezuela (BCV) y el gobierno aprobaron un nuevo sistema de transacciones con títulos de deuda en moneda extranjera que será empleado para la obtención de divisas en el mercado paralelo, informó el instituto emisor.

El anuncio se produce luego de tres semanas de paralización del mercado paralelo.

+ El BCV anunció, a través de una Gaceta Oficial difundida el lunes, la entrada en vigencia del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera, (SITME) que estará bajo exclusivo control del instituto monetario.

+ La resolución establece que sólo los bancos podrán participar en el nuevo sistema, previa autorización del BCV, para vender los bonos a los inversionistas y empresas a partir de un monto de 1,000 dólares.

+ Asimismo, el BCV fue autorizado para realizar visitas e inspecciones a las instituciones financieras para verificar el cumplimiento de los lineamientos del nuevo sistema.

+ La fijación del valor de los títulos de deuda se hará bajo un sistema de bandas que determinará el BCV, y que será publicada en su página de internet, según refiere el nuevo convenio.

Aunque se espera que el nuevo sistema entre en operaciones el martes, debido a que este lunes en feriado bancario, las autoridades no ofrecieron mayores detalles sobre cómo arrancará la banda de precios y los montos que serán transados en la primera jornada.

Mercado paralelo

Algunos dirigentes empresariales expresaron recientemente preocupación por la paralización del mercado paralelo, del cual dependen entre 30% y 40% de las importaciones, y 70% de las salidas de capitales, y advirtieron que la mayoría de las industrias locales están a punto de agotar sus inventarios debido a que no han podido realizar compras externas desde hace unas tres semanas.

El mercado paralelo está paralizado completamente desde el pasado 19 mayo cuando las autoridades suspendieron temporalmente las operaciones de títulos de deuda en moneda extranjera alegando que las empresas bursátiles estaban realizando transacciones "especulativas" para presionar el alza de la tasa de cambio.

Entre abril y mayo el tipo de cambio en el mercado paralelo sufrió un salto de 10% que llevó la cotización de la divisa estadounidense a más del doble de la tasa oficial de 4,30 bolívares fuertes por dólar.

El presidente Hugo Chávez ha amenazado con cerrar el centenar de firmas bursátiles que operan en el país para enfrentar las actividades de especulación en el mercado paralelo.

El nuevo sistema de operaciones de títulos de deuda en moneda extranjera será alimentado con los bonos que proporcionarán principalmente los bancos privados, según informó Chávez la semana pasada.

De acuerdo a un reciente estudio elaborado por la firma privada Ecoanalítica, para suplir la demanda del mercado paralelo el BCV requerirá entre 15,000 millones y 17,000 millones de dólares en bonos.

Las autoridades sostienen que la banca dispone de unos 5,500 millones de dólares en títulos de deuda para alimentar el nuevo sistema, pero algunos analistas bancarios aseguran que las posiciones en bonos de los bancos no superan los 2,000 millones de dólares, lo que hace prever que habrá un significativo déficit para atender la demanda del mercado paralelo.

El tasa de cambio del mercado paralelo es utilizada como referencia para muchas operaciones en el país. En Venezuela está vigente un control de cambios desde hace siete años.

El gobierno sostiene que el salto que tuvo la cotización de la divisa estadounidense en el paralelo ha incidido en un repunte de la inflación en los últimos meses. La inflación anualizada se ubicó en abril en 30.4%, lo que convirtió a Venezuela en el país con la mayor inflación de la región por quinto año consecutivo.

La Fiscalía General realizó durante mayo, con el apoyo de la policía judicial, más de una veintena de allanamientos a casas de bolsa y sociedades de corretaje como parte de las investigaciones que se siguen por presuntas operaciones cambiarias irregulares.

De esos procesos han sido resultado detenidos unos nueve directivos de empresas bursátiles, e intervenidas unas 36 firmas.