El presidente de Estados Unidos, Donald Trump se encuentra de cara a los primeros 100 días de su administración. Más de tres meses en los que a decir de Eduardo Rosales, profesor e Investigador en Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el magnate ha tenido que ceder entre su megalomanía y narcisismo, para ser más pragmático.

A través de la mirada del especialista, vemos a un Trump deslactosado, descafeinado, en un mundo que ya conoce su modus operandi y frente a una lista de fracasos que van desde la construcción de un muro entre México y Estados Unidos, el retiro de Estados Unidos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte; y la imposición de un impuesto fronterizo.

Estados Unidos perdió la brújula y se convirtió en un auténtico dolor de cabeza para México y el mundo , indicó Rosales y calificó la conducta del presidente de la Unión Americana como la Doctrina Trump: primero golpear y luego ablandarse .

En impresión del especialista en la relación bilateral, miembros del gabinete estadounidense, como secretario de Seguridad Nacional, John Kelly y el secretario de Estado, Rex Tillerson, parecen dimensionar la relación colindante bilateral más importante del mundo.

Del lado mexicano, el investigador advierte que si bien el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, se ha familiarizado con el trabajo que implica encabezar la política exterior, no hemos aprovechado el momento para alejarnos y disminuir el peso que tiene Estados Unidos en México .

Ello al referirse al caso del bombardeo ordenado por el presidente Trump el pasado 7 de abril a la base militar Shayrat, en Siria, en el que fueron utilizados 59 misiles, en respuesta a un presunto ataque con armas químicas, orquestado por el presidente sirio en contra de la población civil en la localidad de Jan Sheijun el 4 de abril en el que murieron más de 80 personas. México condenó las agresiones contra los civiles, pero nada dijo de la actuación estadounidense aun cuando no estaban completas las investigaciones.

Tampoco el Gobierno de México se ha pronunciado por el envío de la madre de todas las bombas no nucleares de Estados Unidos a Afganistán; ni de las provocaciones entre el gobierno de la Unión Americana y Corea del Norte. Y no lo hará porque México es una economía subordinada a la de Estados Unidos , criticó el académico.

Del clima de terror que desataron las promesas de Trump, en particular del tema migratorio, Eduardo Rosales rescata las modificaciones legales en México que permite la revalidación de estudios de Dreamers deportados del país vecino, con lo que se facilita la reincorporación al sistema educativo de estos jóvenes.

Albright-Sepúlveda

Encuentro entre dos diplomáticos

La exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Madeleine Albright advirtió que la relación entre México y Estados Unidos no se manifiesta únicamente a nivel presidencial y agregó que el diálogo entre ambos mandatarios va por buen camino.

Al participar en un diálogo público organizado por The Aspen Institute y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Madeleine Albright expuso que para la compleja relación entre las naciones vecinas, se requiere un presidente que perciba lo positivo y sea capaz de negociar con lo negativo.

En una charla con Bernardo Sepúlveda Amor, exsecretario de Relaciones Exteriores, Madeleine Albright advirtió que el crimen trasnacional y narcotráfico es el claro ejemplo de la necesidad de trabajar de manera cercana.

Por otro lado, calificó al muro que el presidente Donald Trump busca construir como una locura . Agregó que ello es una de las cosas más dañinas que se han dicho, si quiera pensar en eso es muy malo .

Como inmigrante en la Unión Americana (nació en Praga, cuando era la capital de Checoslovaquia), la exfuncionaria señaló que todos venimos de muchas partes del mundo y pienso qué significa y cómo se ve (el muro): es un símbolo de fealdad y enojo, una forma de dividir a la gente.

Cuando el muro (de Berlín) fue destruido, todos celebraron. Suficiente de muros. Debemos pensar en el costo, pero en realidad es estúpido .

Para Madeleine Albright es hora de observar cuidadosamente la política migratoria de EU, la cual debe ser comprensiva y humanitaria.

Yo creo que los inmigrantes que vienen (a EU) de México no son un riesgo de seguridad, creo que parte de lo que sucede en Estados Unidos, es el factor miedo. Francamente el problema de seguridad tiene que ver con la forma de hablar del presidente Trump. El problema con la migración es que Estados Unidos es un imperio de la ley , así que es mejor que la gente venga de manera legal , aclaró.

ana.langner@eleconomista.mx