Ciudad del Vaticano. LA CONFERENCIA de Obispos Católicos de Estados Unidos retrasará las acciones para enfrentar una crisis que involucra el abuso sexual de menores por parte del clero hasta después de una reunión global en febrero, a pedido del Vaticano, dijo su presidente, el cardenal Daniel DiNardo.

La Iglesia católica de todo el mundo se está recuperando de una crisis por el abuso sexual de menores tras denuncias en Estados Unidos, Chile, Australia, Irlanda y otros países.

DiNardo dijo que la Congregación para los Obispos en Roma había enviado una carta pidiéndole a los obispos de Estados Unidos que esperen hasta después de la reunión de febrero.

“Hemos aceptado con decepción este evento en particular que tuvo lugar esta mañana”, dijo DiNardo en una rueda de prensa este lunes.

Los obispos, que estarán reunidos hasta mañana en Baltimore, esperaban analizar diversas medidas para combatir los abusos, un nuevo código de conducta para los prelados y la creación de una comisión especial que estudie las denuncias contra ellos, de acuerdo con un comunicado de septiembre.

En Estados Unidos, 13 fiscales generales estatales iniciaron investigaciones sobre abusos sexuales por parte del clero.

En agosto, un informe de 884 páginas publicado por el procurador general de Pensilvania mostró que los sacerdotes católicos en el estado abusaron sexualmente de cerca de 1,000 niños durante un período de 70 años y silenciaron a las víctimas a través de una campaña sistemática de los obispos.

En tanto, la 117 asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) comenzó este lunes en Santiago con la intención de analizar las políticas establecidas hace dos meses en una reunión extraordinaria de la jerarquía clerical para enfrentar los abusos.

En Chile existen un total de 139 investigaciones en curso contra 190 personas relacionadas con la Iglesia católica de Chile .