Sudáfrica lanzó este miércoles su campaña de vacunación Covid-19, luchando por domar una variante más infecciosa del coronavirus con una inyección de Johnson & Johnson, que se lanza por primera vez fuera de un ensayo clínico.

Las autoridades de Sudáfrica registran casi la mitad de las muertes por Covid-19 en toda África y más de un tercio de las infecciones confirmadas en el continente. El país está rezagado frente a naciones occidentales más ricas en el lanzamiento de programas de inmunización masiva.

El gobierno planea vacunar a 40 millones de personas, o dos tercios de la población de la economía más industrializada de África, para lograr algún nivel de inmunidad colectiva.

La vacuna Johnson&Johnson ha demostrado en ensayos extensos que es segura y eficaz y protegerá a nuestros trabajadores de la salud de la enfermedad y muerte por Covid-19", afirmó el presidente Cyril Ramaphosa en un comunicado.

La vacuna J&J se implementará por primera vez fuera de un ensayo clínico importante como parte de un estudio de investigación dirigido a 500,000 trabajadores de la salud.

Johnson&Johnson ha estado enviando datos al regulador de medicamentos de Sudáfrica, SAHPRA, para asegurar el registro para una implementación a mayor escala.

La enfermera Zoliswa Gidi-Dyosi fue la primera en ser vacunada en el Hospital del Distrito de Khayelitsha en Ciudad del Cabo, seguida por un médico, un miembro del personal de limpieza del hospital y un empleado administrativo, dijo el gobierno.

Ramaphosa y el ministro de Salud, Zweli Mkhize, fueron vacunados poco después.

Sudáfrica es una de las primeras naciones del continente, junto con Ruanda, Marruecos y Egipto, en vacunar contra el Covid-19.