Ciudad de Guatemala. El presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, avaló este jueves una polémica reforma legal que otorga al gobierno más poderes para controlar las organizaciones no gubernamentales (ONG).

El Congreso aprobó el 12 de febrero las reformas a la Ley de Organizaciones no Gubernamentales para el Desarrollo, que permite cancelar, disolver, fiscalizar y vigilar a estas entidades, según lo decidan cuatro instituciones estatales, incluida la Presidencia.

“Éste es un acto de transparencia, porque la sociedad guatemalteca tiene que aprender a vivir dentro de la cultura de la transparencia”, puntualizó Giammattei.

La legislación, que ha sido criticada tanto a nivel nacional como internacional, obliga a las ONG a registrarse, reportar las donaciones y permitir la fiscalización de sus cuentas.