Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó su fuerte respaldo a su aliado Israel y advirtió a Irán que no dudará en usar la fuerza para evitar que acceda a armas nucleares.

"Los líderes de Irán deberían saber que no tengo una política de contingencia; tengo la política de evitar que Irán obtenga un arma nuclear. No dudaré en usar la fuerza si fuera necesario para defender a Estados Unidos y sus intereses", afirmó Obama en un discurso ante el principal grupo de cabildeo pro Israel del país, el Comité de Asuntos Públicos entre Estados Unidos e Israel (Aipac).

"Se habla demasiado de una guerra contra Teherán , lamentó Obama. "En las últimas semanas, esas discusiones han servido más que nada al régimen iraní, al hacer que aumente el precio del petróleo, del que ese país depende para financiar su programa nuclear", señaló.

En la víspera de una esperada reunión con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu para examinar la tarea a seguir con Irán, Barack Obama llamó a Teherán a optar por la vía diplomática para resolver esta crisis.

Ese país está sometido a una presión más fuerte que nunca a raíz de las sanciones económicas adoptadas por Estados Unidos y sus aliados , señaló el mandatario. "Creo firmemente que todavía hay lugar para la diplomacia, Estados Unidos e Israel coinciden en que Irán aún no se ha dotado del arma nuclear, y nos mantenemos muy atentos a la vigilancia de su programa", afirmó, pero también subrayó que no descarta "ninguna opción", incluida la "acción militar".

Criticado a menudo por sus adversarios republicanos por sostener una posición que juzgan no suficientemente comprometida con Israel, Obama se empeñó en dejar claro que respalda al Estado hebreo "en los momentos cruciales".

"En los tres últimos años, como presidente de Estados Unidos, honré mis compromisos hacia Israel. En cada momento crucial estuvimos presentes en su favor , aseguró.

El presidente de Israel, Shimon Peres, dijo que su país "prevalecerá" si es forzado a combatir a Irán, "un régimen diabólico, cruel y moralmente corrupto", empeñado en controlar Medio Oriente.

Peres, que también habló en Washington ante la Aipac, cargó la atmósfera previa a la reunión del lunes entre Obama y Netanyahu.

"Irán es un régimen diabólico, cruel y moralmente corrupto. Se basa en la destrucción y es una afrenta a la dignidad humana", afirmó Peres. "Esto amenaza a Berlín y también a Madrid, Delhi y Bangkok. No es sólo Israel", expresó el veterano político israelí.

"La ambición de Irán es controlar Medio Oriente, para poder controlar la mayor parte de la economía mundial. Debe ser detenido. Y será detenido", aseguró Peres, galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1994.

"Israel experimentó los horrores de la guerra. No busca el conflicto. La paz es siempre nuestra primera opción, pero, si nos vemos forzados a luchar, créanme: sobresaldremos", afirmó Peres.