Uruguay recibe este jueves de Paraguay la presidencia pro témpore del Mercosur, en medio de la pandemia de la Covid-19 que se encuentra en plena expansión en América Latina y causa estragos en las economías.

Los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; de Brasil, Jair Bolsonaro, de Paraguay, Mario Abdo; y de Uruguay, Luis Lacalle Pou, se proponen dejar de lado sus diferencias políticas y concentrarse en fortalecer nuevos mercados para sus exportaciones, principalmente agrícolas.

A causa de la pandemia, por primera vez el encuentro no es presencial y se desarrolla por teleconferencia.

La flexibilización del Mercosur, que no permite a sus miembros hacer acuerdos comerciales sin la anuencia de sus socios, es un tema central de la agenda que Uruguay promoverá en el bloque como nuevo responsable de la presidencia pro témpore hasta diciembre.

"Sería un error que primen nuestras diferencias", enfatizó el miércoles, en la reunión de cancilleres, el uruguayo Ernesto Talvi, quien planteó diseñar mecanismos de velocidad diferenciada como formato en el futuro, superando las ideologías.

Talvi, sin embargo, presentó su renuncia el mismo miércoles, por lo que se descarta que sea el canciller que lleve adelante las propuestas de Uruguay en la presidencia de Mercosur.

Argentina es reacia a abrir el comercio a países que sean potencias exportadoras y sostiene que tiene como su principal prioridad la solución del problema de su cuantiosa deuda externa.

Nuevos mercados

Los mandatarios deben repasar la situación del acuerdo de libre comercio alcanzado el año pasado con la Unión Europea (UE) y con los países del Efta (Acuerdo Europeo de Libre Comercio). Esos tratados están pendientes de ratificación por parte de los parlamentos de cada uno de los países.

El presidente paraguayo, anfitrión de la reunión, adelantó que pedirá a sus socios del Mercosur "intensificar la diplomacia económica para aumentar y diversificar las exportaciones".

Su canciller, Antonio Rivas, exhortó además a reflexionar periódicamente sobre la efectividad de las instituciones del bloque, "incluso suprimiéndolas si carecen de capacidad de servir al proceso".

El canciller brasileño, Fernando Araújo, dijo que su gobierno "desea una propuesta de negociaciones, en lo más breve posible, con América Central y Caribe y cerrar (los acuerdos) con la Alianza del Pacífico".

Manifestó además que Brasil quiere acordar con Canadá, Corea del Sur, Singapur y Líbano, así como explorar pactos con Indonesia y Vietnam.

Antes de finalizar el encuentro, los presidentes tendrán a consideración la aprobación de unas 50 normas de naturaleza comercial y arancelaria, entre ellas una rebaja arancelaria en atención a la pandemia.

En la cumbre participan también presidentes de países asociados al Mercosur, como Sebastián Piñera, de Chile; Jeanine Añez, de Bolivia; e Iván Duque, de Colombia; y como invitado especial, el español Josep Borrell, alto representante de Política Exterior de la Unión Europea.