Montevideo. El presidente electo de Uruguay, Luis Lacalle Pou, anunció que al asumir el poder el próximo 1 de marzo su país abandonará el Mecanismo de Montevideo, creado junto a México el 6 de febrero del año pasado para mediar en la crisis venezolana. En concreto, Lacalle oficializará la salida de su país el 2 de marzo, y también reconocerá a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea de Venezuela pero no como presidente del país.

La lista de invitados a la ceremonia de cambio de mando del 1 de marzo está siendo armada por Cancillería y la organización de las invitaciones a delegaciones extranjeras corresponde al área de Protocolo de ese ministerio. Sin embargo, Luis Lacalle Pou tomó el control en tres casos particulares.

El futuro mandatario ordenó que por una decisión personal ni Venezuela, ni Nicaragua, ni Cuba iban a estar invitados al traspaso de la banda presidencial, dijeron a El Observador allegados a Lacalle.

La ceremonia del domingo 1 de marzo está siendo planificada entre el gobierno entrante y el saliente desde hace varias semanas, y una vez que haya sido investido presidente de la República Lacalle Pou recibirá el saludo de varias delegaciones del extranjero. Una de las invitaciones que todavía deben resolver es la de Bolivia, por su compleja situación política, en la que hay una Presidencia interina tras la renuncia de Evo Morales, que hay quienes califican como un golpe de Estado.

El canciller designado, Ernesto Talvi, dijo días atrás que la invitación o no de Cuba, Nicaragua y Bolivia iba a realizarse con base en el artículo 1 de la Carta Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos. “Los pueblos de América tienen derecho a la democracia y sus gobiernos la obligación de promoverla y defenderla.

“La democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de las Américas”, dicta el texto.

De todos modos, Lacalle ganó de mano y ordenó que Cuba y Nicaragua tampoco recibieran invitación para el día en el que portará por primera vez la banda presidencial.

En el caso de Venezuela, el gobierno electo decidió no invitar a Nicolás Maduro porque una de las primeras medidas que tomará la Cancillería uruguaya cuando asuman las nuevas autoridades será declarar que para Uruguay la situación venezolana no es otra que la de una dictadura.

Guaidó será reconocido como presidente de la Asamblea

En esa línea, Talvi anunció que el próximo gobierno uruguayo tiene resuelto reconocer al líder opositor, Juan Guaidó, como “presidente legítimo” de la Asamblea Nacional de Venezuela. El futuro gobierno también tiene resuelto que no aceptará a un eventual embajador en Uruguay que sea designado por Guaidó, como hicieron otros países de la región.

El 2 de marzo, el gobierno de Lacalle Pou se retirará del Mecanismo de Montevideo, una iniciativa uruguayo-mexicana que busca poner fin a la crisis política, económica y social que vive Venezuela. Talvi señaló que continuarán en el Grupo de Contacto Internacional, liderado por Uruguay junto a la Unión Europea, ya que consideran que es lo suficientemente representativo y ha logrado avances.

El día que tome posesión Lacalle Pou, la última actividad que tenga será un acto en el que salude a todas las delegaciones invitadas.

La ceremonia de traspaso de mando comenzará a las 2 de la tarde y Lacalle Pou prestará juramento ante la Asamblea General en el Palacio Legislativo.

Entre los presidentes que asistirán a la ceremonia de la toma de posesión presidencial del 1 de marzo se encuentran Alberto Fernández, de Argentina, Mario Abdó Benítez, de Paraguay, Sebastián Piñera, de Chile, y Jair Bolsonaro, de Brasil.