La alemana Ursula von der Leyen y el belga Charles Michel tomaron este domingo en Bruselas las riendas de la Unión Europea (UE) y prometieron enfrentar el desafío del cambio climático con la esperanza de una "nueva temporada" para el Viejo Continente.

"Nuestra responsabilidad es legar una Unión más fuerte que la que hemos heredado" declaró Von der Leyen, en presencia del presidente del Parlamento europeo, David Sassoli, de la nueva presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, y de Charles Michel, nuevo presidente del Consejo Europeo.

La nueva Comisión presentará el 11 de diciembre sus propuestas contra el cambio climático durante una sesión extraordinaria del Parlamento, en víspera de un Consejo europeo, anunció David Sassoli.

La alemana, que sucede al luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha hecho del "New green deal" (Pacto verde) uno de los ejes prioritarios de su mandato de 5 años.

El lunes viajará a Madrid para participar en la COP25. "Se tratará de poner el foco en lo que hacemos. Pero Madrid será el punto de partida del European Green Deal", explicó durante un encuentro con los representantes de las agencias de prensa en Bruselas.

El objetivo es alcanzar la neutralidad en las emisiones de carbono para 2050 en la UE, y un aumento de los objetivos de reducción de gases con efecto invernadero, a -50% o incluso -55% en 2030 respecto a los niveles de 1990, frente al objetivo de -40% actual.

Ursula von der Leyen se declaró convencida de poder reclutar a Polonia, Hungría y República Checa para esta causa, tres países que siguen recelando de este objetivo a largo plazo.

"Reducir nuestras emisiones de gases con efecto invernadero radica en el interés común", insistió. Sin embargo, aprobar este objetivo para 2050 requiere de la unanimidad.

"Quiero que este Green Deal, que se convertirá en nuestra estrategia de crecimiento, tenga éxito", recalcó.

Ursula von der Leyen acogió positivamente la decisión de China de introducir un sistema de cuotas de emisiones de gases con efecto invernadero como el que puso en marcha la Unión Europea. Este mecanismo debe permitir darle un precio alto al carbono para que contaminar cueste caro y que esto incite a la industria a invertir en energías limpias.

Tras la COP25, Von der Leyen anunció que su primer viaje fuera de la UE será a Etiopía, donde prevé reunirse con el premio Nobel de la Paz Abiy Ahmed y el representante de la Unión Africana Moussa Faki.

"Pasar a la acción"

Los cuatro nuevos dirigentes se reunieron para una foto de familia y una breve ceremonia en la Casa de la historia europea, para conmemorar los 10 años del tratado de Lisboa que modificó la estructura institucional de la Unión, en especial con la creación de un presidente del Consejo europeo.

"Es un buen lugar para reanudar las actividades europeas [...] El que las cuatro instituciones estén juntas aquí hoy simboliza esta nueva temporada", subrayó David Sassoli.

"Es el momento de pasar a la acción" para "transformar las promesas en resultados" en la lucha contra el cambio climático o la carestía del coste de la vida, agregó.

La nueva presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, aludió a los diez últimos años "de reparaciones, de cambios profundos" en el continente europeo, poniendo como ejemplos la crisis de las deudas soberanas o el desafío del cambio climático.

"Mi esperanza como presidenta del BCE y en coordinación con mis tres colegas y amigos es, evidentemente, pasar de esta era de reparaciones a una era de renovación y esperanza", dijo.

"Los europeos esperan mucho de nosotros", advirtió el ex primer ministro belga Charles Michel.

kg