La Comisión Europea dijo el jueves que pretende crear una reserva permanente de medicamentos esenciales y equipamientos sanitarios para hacer frente a la escasez que ha afectado a la Unión Europea durante años y que ha empeorado a lo largo de la pandemia de Covid-19.

La reserva se financiaría con un nuevo presupuesto de sanidad por valor de 9,400 millones de euros (unos 10,300 millones de dólares) que la Comisión Europea propuso el miércoles.

La reserva complementaría una provisión de emergencia de 380 millones de euros creada al inicio de la pandemia, después de que muchos países del bloque se enfrentaran a una aguda escasez de mascarillas, kits de pruebas, respiradores mecánicos, medicinas para cuidados intensivos y otros artículos vitales.

La Unión Europea está tratando de almacenar desinfectantes, agentes reactivos para pruebas y diagnósticos, equipos de protección y medicinas esenciales, según un documento del bloque.

Los fondos adicionales, que deben ser aprobados por los Gobiernos y legisladores de la Unión Europea, también se utilizarían para adquirir vacunas, que suelen escasear y que en su mayoría se fabrican fuera del bloque.

La Comisión dijo que quiere ofrecer incentivos a las empresas farmacéuticas para que desarrollen y produzcan vacunas en Europa, y reubicar la capacidad de fabricación de los medicamentos y sus compuestos químicos que ahora se importan en su mayoría de India y China.

Los legisladores de la Unión Europea instaron a las subvenciones para fomentar la reubicación, pero la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, se negó a comentar el asunto el jueves.

Kyriakides dijo que los incentivos se abordarán en las propuestas para una estrategia farmacéutica de la Unión Europea prevista para finales de año, un calendario que llamó la atención de la industria en vista de los riesgos de una segunda ola de la epidemia en otoño.