Dos senadores estadounidenses pidieron este miércoles a la Unión Europea (UE) que condene la detención de presos políticos cubanos, ayude más a los activistas prodemocracia y revalúe el acuerdo de diálogo con Cuba.

En una carta enviada al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez le urgen "a mantener el compromiso histórico de la UE con el pueblo cubano, los derechos humanos y la democracia renovando su llamado al régimen cubano a liberar de inmediato a José Daniel Ferrer, Luis Manuel Otero Alcántara, Maykel Osorbo, y todos los presos políticos de la isla".

A raíz de las manifestaciones de este año en la isla, sobre todo las históricas protestas del 11 de julio al grito de "Libertad" y "Tenemos hambre", los senadores reclaman "una presión internacional inquebrantable".

Las protestas de julio se saldaron con un muerto, decenas de heridos y 1.292 detenidos, de los cuales 673 siguen presos, según la oenegé de derechos humanos Cubalex.

Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y Rubio, miembro de más alto rango del subcomité sobre las Américas, acusan a la Unión Europea de "no haber aprovechado plenamente su relación económica con Cuba para lograr un progreso democrático por el que luchó durante mucho tiempo".

Pese a que, según ellos, se ha demostrado que la presión internacional sobre el régimen cubano ha funcionado anteriormente. Ponen el ejemplo de 2020, cuando el régimen conmutó la sentencia de cuatro años y medio de Ferrer por arresto domiciliario.

Ambos agradecen las resoluciones del Parlamento Europeo que piden sanciones contra funcionarios cubanos responsables de la represión de las protestas de julio, pero exhortan a la UE a "revaluar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación con Cuba (PDCA, por sus siglas en inglés) para garantizar que permita a la Unión Europea facilitar el progreso del pueblo cubano".

En Cuba toda oposición es ilegal y el gobierno acusa a los disidentes de estar financiados por Estados Unidos.

rrg