La libre circulación de personas, bienes, capitales y servicios es una amenaza en la Unión Europea por las reacciones de países como Hungría, Polonia y Reino Unido debido a sus fuertes políticas migratorias.

En América Latina, la Alianza del Pacífico intenta hacer algo similar en países como México, Perú, Colombia y Chile, sin embargo, poco se ha experimentado con un modelo similar intercontinental. Se trata de la Unión Económica Euroasiática y América Latina (UEEA).

La UEEA es una organización supranacional del espacio económico de Eurasia, constituido por Armenia, Bielorrusia, Kazajistán y Kirguistán, entre otros países.

El 24 de mayo del 2018, la Secretaría Permanente del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA) y el Ministerio de Integración y Macroeconomía de la Unión Económica Euroasiática firmaron un memorándum de entendimiento, con el fin de promover la cooperación interinstitucional entre ambas regiones.

Chile ha sido de los primeros países que han mostrado interés por integrarse al mecanismo.

En marzo de este año, ambas partes lograron avanzar en los objetivos comunes para formalizar un pacto comercial con la región de 181 millones de habitantes.

Ante las políticas aislacionistas de Estados Unidos, funcionarios chilenos ven con optimismo la próxima firma de este acuerdo que se llevará a cabo este mismo año.

Entre los países grandes en América Latina, solamente faltaría México y Brasil en firmar acuerdos de entendimiento. Perú ya lo hizo y el presidente Vizcarra asegura que la firma se dará en los próximos meses.