Suena como un estruendoso coro de grillos, pero no completamente. Quizás como un silbido sumamente agudo, pero ¿de dónde viene? Parece como si ondulara, incluso que se contorsiona. Algunos escuchan un sonido politonal mezclado con el rasgado de uñas contra una pizarra.

Associated Press obtuvo una grabación del sonido percibido por algunos de los empleados de la embajada estadounidense en La Habana, parte de un conjunto de fenómenos inexplicados que fueron considerados ataques deliberados.

Las grabaciones fueron enviadas para su análisis a la Marina estadounidense y a las agencias de inteligencia. Sin embargo, hasta ahora las grabaciones no han arrojado luz sobre qué es lo que está enfermando a los diplomáticos. Funcionarios dicen que el gobierno aún no sabe qué causa lesiones al personal, pero ha culpado a La Habana por no proteger debidamente a los diplomáticos estadounidenses en su territorio.

Según las autoridades estadounidenses, en general, los ataques causaron problemas auditivos, cognitivos, visuales, de equilibrio, insomnio y otros.

Un examen más minucioso de la grabación revela que no es un solo sonido, sino unas 20 frecuencias simultáneas. Ese fue el resultado de un análisis del espectro sónico, que mide la frecuencia y amplitud de una onda sonora.