Al decidir difundir en las redes sociales fotografías de jóvenes desaparecidos, la policía de Washington no podía imaginar que desencadenaría una ola de especulaciones sobre fondo de tensiones raciales.

Hacia la segunda semana de marzo, se publicaron en Twitter anuncios oficiales de búsqueda de algunas adolescentes. Entre estos, las chicas eran de mayoría negra y tenían entre 13 y 15 años.

La policía municipal de la capital estadounidense explicó que había optado por lanzar su campaña en Internet con el fin de captar inmediatamente la atención del público .

Y, si se tiene en cuenta el tumulto generado por los tuits y la cantidad de veces que se retuitearon, parece que el objetivo se logró.

Pero las cosas degeneraron hacia las fake news (noticias falsas), ese concepto tan extendido desde la elección presidencial de Donald Trump, cuando en Internet se empezó a hablar de secuestros, trata de blancas y un presunto silencio voluntario de los medios.

La situación llegó al límite con la publicación de un mensaje en Instagram que anunciaba falsamente: Catorce jóvenes negras desaparecieron en (Washington) DC en 24 horas , una afirmación que se propagó como un reguero de pólvora y que generó las etiquetas #BringBackOurGirls (devuélvannos a nuestras jóvenes), #missingDCgirls (las chicas desaparecidas de DC) o #Findourgirls (encuentren a nuestras chicas).

El pasado viernes tuvo que salir la policía a matizar el rumor. El número de personas desaparecidas no aumenta , aseguró Chanel Dickerson, responsable de juventud de la policía del Distrito de Columbia.

Terrorismo

Un joven supremacista blanco que viajó a Nueva York con el objetivo de matar personas negras y asesinó a un hombre de 66 años fue inculpado de asesinato como acto de terrorismo y crimen de odio, informó la fiscalía.

James Jackson, un exmilitar de 28 años de Baltimore, se entregó a la policía al día siguiente de asesinar de varias puñaladas a Timothy Caughman, un hombre negro sin hogar de 66 años.