Un hombre italiano logró evadir a la seguridad del Vaticano por quinta vez para alcanzar una alta cornisa de la fachada de la basílica de San Pedro para protestar contra leyes que dijo que provocaron que perdiera su negocio.

Marcello di Finizio aparentemente usó cuerdas de montañismo para descender a la cornisa el domingo por la noche desde un tejado que es accesible para los turistas. Todavía seguía allí este lunes por la mañana.

Las imágenes de televisión lo mostraron paseándose por la cornisa mientras hablaba por un teléfono móvil. Él mismo publicó una foto suya en Facebook mostrando una cuerda colgando desde arriba y otra donde aparecían sus pies al borde de la cornisa.

La cornisa en la que Di Finizio pasó la noche está justo encima del balcón central desde donde el Papa Francisco hablará frente a la multitud el día de Navidad.

Di Finizio, que dice que perdió una concesión frente a la playa debido a los cambios en las leyes europeas e italianas hace años para hacer al sector más competitivo, exigía ver al primer ministro italiano, Matteo Renzi, dijeron medios italianos.

Es la quinta vez que Di Finizio ha realizado una protesta de ese tipo en el Vaticano en los últimos años. La más reciente había sido en marzo.

En sus protestas previas descendió hasta el lado de la cúpula de la enorme Basílica y permaneció allí durante varios días hasta que la Policía lo convenció de que bajara.

erp