El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) ayuda a los gobiernos y las comunidades a volver a poner en marcha las vacunaciones contra el sarampión.

Ello, después de un aumento de los casos en los países afectados por el ébola, donde los sistemas de salud están desbordados y decenas de miles de niños permanecen vulnerables a diversas enfermedades mortales.

El sarampión es una importante causa de mortalidad de los niños que se puede detener fácilmente con una vacuna segura y efectiva , expresó Manuel Fontaine, director regional de Unicef para África Occidental y Central.

En un comunicado la Unicef señala que en Guinea, donde se declaró antes del ébola un brote de sarampión a principios de 2014, el número de casos confirmados por dicha enfermedad casi se cuadruplicó, al pasar de 59 entre enero y diciembre de 2013, a 215 en el mismo periodo de 2014.

Refiere que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Sierra Leona la cifra se triplicó de 13 a 39 en el mismo periodo, en tanto que en Liberia, donde no se había registrado ningún caso de sarampión en 2013, se han confirmado cuatro sucesos en el condado de Lofa, una de las zonas más afectadas por el ébola.

El aumento de los casos de sarampión, enfermedad altamente contagiosa, es motivo de especial preocupación, dice la Unicef, debido a que una disminución de las tasas de cobertura de la inmunización ha dejado a los niños vulnerables en unas fechas.

Éstas, entre diciembre y marzo, lapso en que el ritmo de transmisión del sarampión es tradicionalmente elevado en África occidental.

La Unicef asegura que los sistemas de salud están desbordados por los esfuerzos para encarar la crisis del ébola, y la población está evitando los centros de salud por temor a contraer el virus.

Como resultado, agrega, las cifras preliminares muestran claramente que este año las tasas de cobertura de la vacuna se han reducido considerablemente.

Comenta que en Liberia, por ejemplo, los datos del gobierno muestran que la cobertura mensual de inmunización contra el sarampión en comparación con la meta se redujo de 71% en mayo de 2014 a 55% en octubre, según las cifras que figuran en los informes proporcionados solamente por la mitad de los centros de salud.

Aunque las campañas de vacunación que implican la concentración de un gran número de personas están suspendidas, Unicef y sus aliados intensifican las labores cuidadosamente supervisadas de vacunación sistemática para reducir rápidamente el número de niños que no están vacunados.

En Guinea, Unicef brinda apoyo a las actividades dirigidas a intensificar la vacunación sistemática, cuya fase inicial, a finales de noviembre y principios de diciembre de 2014, abarcó a las comunidades que no habían registrado ningún caso de ébola durante 42 días.

En respuesta a los casos de Liberia, Unicef, el Ministerio de Salud y otros asociados, entre ellos la OMS, llevan a cabo la intensificación periódica de la inmunización sistemática para vacunar a los niños menores de cinco años y proporcionarles suplementos de vitamina A.

Esta labor, asegura, ya se ha finalizado en ocho condados, está en marcha en otros cuatro y está programada para comenzar en los tres restantes.

Además Unicef no sólo proporciona vacunas, sino también botiquines que incluyen guantes y termómetros infrarrojos para vacunadores, de conformidad con los procedimientos de control y prevención de infecciones y con las directrices de la OMS en materia de inmunización en el contexto de un brote de ébola.

Explica que romper el ciclo de transmisión del ébola y mejorar los servicios de salud, incluyendo las vacunas, deben ir de la mano con el objetivo de derrotar al virus y prevenir muertes infantiles a gran escala.

La mejor manera en que podemos ayudar a los niños es deteniendo el ébola, al mismo tiempo que fortalecemos los sistemas de salud , dijo Fontaine.

mrc