Bruselas.- La Comisión Europea mejoró las perspectivas económicas para la Eurozona, al prever un crecimiento de 0.9%, en lugar de 0.7% del PIB en 2010, pero la buena noticia contrasta con la agitación en los mercados, que tras ensañarse con Grecia, parecen acechar ahora a España.

Bruselas revisó al alza de dos décimas el crecimiento esperado para 2010 respecto a sus previsiones de febrero, al tiempo que mantuvo su estimación para 2011 de un alza de 1.5% del Producto Interior Bruto (PIB). El año pasado, los 16 países que comparten la moneda única experimentaron una brutal recesión de -4.1 por ciento.

"La mejora de las perspectivas de crecimiento para este año es una buena noticia para Europa", comentó el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, admitiendo que la recuperación es "más bien modesta y frágil".

"Debemos tratar de evitar que los riesgos que pesan sobre la estabilidad financiera no comprometan esta evolución", dijo Rehn, en alusión a las inquietudes sobre que la crisis griega se propague a países con graves problemas presupuestarios como España y Portugal.

España

En el caso de España, Bruselas mejoró igualmente sus datos de 2010 al prever una recesión de -0.4% frente al -0.6% estimado en febrero. En cambio, para 2011, previó que la esperada recuperación se coloque sólo en 0.8%, respecto al 1% proyectado anteriormente.

España ha concentrado esta semana las inquietudes de los mercados justo después de que se aprobara un plan de rescate para Grecia.

La bolsa de Madrid se hundió el martes más de un 5% entre rumores de que el gobierno se aprestaba a solicitar un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI), una información desmentida tanto por el ejecutivo español como por Bruselas.

Mercados moderan caída

El miércoles, el Ibex-35 y el resto de bolsas europeas moderaban sus caídas alentadas por las nuevas previsiones económicas y en especial los pronósticos sobre los dos principales motores de la Eurozona: según Bruselas, Alemania crecerá 1.2% en 2010 y 1.6% en 2011 y Francia 1.3% y 1.5%, respectivamente.

No obstante, la bocanada de optimismo dejó al margen a Grecia, que sufrirá una recesión del -3% del PIB en 2010, y de -0.5% en 2011.

Atenas, que para evitar la quiebra del país recibirá una ayuda financiera masiva de sus socios de la Eurozona y del FMI, ha avanzado unas cifras todavía más sombrías, al prever una contracción del 4% este año.

Vital contener llamas en Grecia

Rehn juzgó "esencial contener las llamas en Grecia, de forma que no se conviertan en un incendio forestal" europeo, mostrándose al mismo tiempo confiado en que el plan de rescate "revertirá" la situación del país heleno.

La Comisión espera que Grecia experimente un déficit público de 9.8% del PIB -frente a 14.6% en 2009-, y de 8.8% en 2011.

Para España, prevé un déficit de 9.8% este año, tras 11.2% en 2009, y de 8.8% en 2011.

En el conjunto de la Eurozona, el déficit público se agravará en 2010, con un promedio de 6.6% del PIB y se colocará en 2011 en 6.1%, todavía muy por encima del techo fijado por Bruselas, del 3 por ciento.

Rehn reafirmó la necesidad de reforzar el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea que prevé medidas de vigilancia de los déficits en la UE, una idea que defienden Alemania y Francia, después de que saliera a la luz que Atenas proporcionó datos falsos a Bruselas antes del estallido de su crisis.

En el conjunto de los 27 países de la UE, el crecimiento económico alcanzará en 2010 el 1% del PIB y 1.7% en 2011, tras una recesión de -4.2% en 2009, según la Comisión.