Ciudad de México. Con una inversión de 4 millones de euros financiada por la Unión Europea, y en coordinación entre la agencia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se promoverá la integración socioeconómica de las personas refugiadas y desplazadas por la fuerza en México, Costa Rica y Honduras.

Bajo el proyecto Promoviendo el Empleo y la Protección Social bajo el Marco Integral de Respuesta a los Refugiados en Centroamérica y México, se buscará que las personas refugiadas obtengan oportunidades de trabajo digno y protección social, informaron autoridades en la presentación del proyecto regional realizada en sede de la legación de la Unión Europea en la Ciudad de México.

De acuerdo con ACNUR y la OIT se contempla fortalecer las capacidades institucionales de los gobiernos para mejorar, adoptar o crear las políticas, programas y servicios necesarios para que las personas refugiadas y desplazadas internamente tengan acceso al empleo, al autoempleo y a la protección social de manera sostenible y digna.

La directora de la OIT para México y Cuba, Gerardina González, destacó que el proyecto, que durará tres años, no amenaza el mercado laboral para los mexicanos. “En la OIT estamos convencidos de que el trabajo es la mejor forma de inserción social; dignifica a la persona, resuelve conflictos de pobreza y genera desarrollo”, dijo.

Según datos de la Comisión de Ayuda a Refugiados (Comar), en el 2019 alrededor de 70,302 personas solicitaron asilo en México, lo que significó un aumento de 137% respecto al 2018. En tanto, 59,197 solicitaron la condición de refugiados en Costa Rica durante el 2019. Asimismo, se calcula que 247,090 hondureños se han desplazado por la violencia desde el 2003.

[email protected]