Beirut. El ejército turco atacó ayer blancos en el interior del territorio sirio, en la escalada más grave de las tensiones internacionales desde que estallara la revuelta siria, hace 19 meses.

Un breve comunicado emitido por la oficina del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, manifestaba que el Ejército turco había atacado algunos objetivos sirios en represalia por un proyectil disparado desde Siria, que mató al menos a cinco civiles en un pueblo fronterizo turco.

Nuestras fuerzas armadas en la región fronteriza respondieron de inmediato a este abominable ataque de acuerdo con sus reglas de combate, los objetivos atacados por el fuego de artillería en Siria fueron identificados por el radar .

En un comunicado emitido antes de la respuesta armada turca, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un exhorto a la moderación.

El conflicto de Siria es una amenaza no sólo para la seguridad del pueblo sirio, sino también causa cada vez más daño a sus vecinos , afirmó.

Aunque los proyectiles de la artillería siria han estallado anteriormente en el interior de Turquía en varias ocasiones, el incidente de ayer marcó la primera vez que civiles turcos mueren a causa de éstos. El sitio web del diario turco Today’s Zaman informó ayer que un proyectil mató a una mujer y a cuatro niños, e hirió al menos a otras 13 personas, en la ciudad fronteriza de Akcakale.

El embate culminó los meses de crecientes tensiones entre Turquía y Siria desde que el segundo derribara a un avión turco en junio y matara a los dos pilotos en aguas internacionales, según Turquía, y dentro de las aguas territoriales sirias, de acuerdo con Siria.

Turquía había advertido en repetidas ocasiones que responderá ante cualquier invasión en su territorio, pero ésta es la primera vez que ha llegado a la acción bélica.