Turquía criticó este martes a la Unión Europea (UE), que le urgió a "evitar declaraciones excesivas" en su crisis diplomática con Holanda, estimando que la declaración "no tiene valor", luego de que Ankara suspendiera sus relaciones con La Haya y bloqueara el regreso de su embajador.

La escalada diplomática entre Ankara y varios de sus socios de la UE no amaina luego de que La Haya anulara mítines políticos de apoyo al presidente turco Recep Tayyip Erdogan y prohibiera el ingreso al país de ministros de ese país, provocando airadas respuestas de Ankara.

El lunes, Turquía suspendió las relaciones "al más alto nivel" con Holanda y bloqueó el regreso al país del embajador holandés.

Al mismo tiempo, Erdogan acusó a la canciller alemana, Angela Merkel, que respaldó a La Haya, de "apoyar a terroristas", lo que provocó una respuesta exasperada de Berlín.

"Nueva tendencia de nazismo"

La tensión aumentó entre Berlín, La Haya y Ankara luego de que Erdogan describiera en más de una ocasión las acciones contra los ministros turcos como "vestigios" del nazismo.

Estos comentarios ofendieron sobremanera en Holanda, un país bombardeado y ocupado por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial.

Estados Unidos urgió a estos aliados de la OTAN a resolver sus diferencias con calma. Un alto funcionario del departamento de Estado pidió "que la situación no escale más" y que "trabajen juntos para resolverla".

El lunes, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, y el comisario europeo de Negociaciones de Ampliación, Johannes Hahn, pidieron a Turquía "evitar declaraciones excesivas y acciones que corran el riesgo de agravar aún más la situación".

Pero el ministerio de Relaciones Exteriores turco respondió este martes que "la declaración irreflexiva de la UE no tiene valor" para Turquía.

"Nuestros socios aplican valores democráticos, derechos fundamentales y libertades de manera selectiva", añadió el ministerio.

Sin hacer caso al pedido de la UE, Erdogan interpeló abiertamente en la televisión turca el lunes por la noche a la canciller alemana afirmando que "apoya a terroristas".

En una entrevista con el canal A-Haber, Erdogan acusó a Berlín de no atender los 4,500 expedientes de presuntos terroristas enviados por Ankara, que incluyen a casos vinculados a militantes kurdos y a sospechosos del fallido golpe de Estado de julio.

"Señora Merkel, ¿por qué está escondiendo terroristas en su país? (...) ¿Por qué no está haciendo nada?".

Erdogan continuó, asegurando que lo que estaba sucediendo en Europa era "nazismo, podemos llamarlo neonazismo. Una nueva tendencia de nazismo".

El portavoz de Merkel tildó esas acusaciones de "aberrantes", afirmando que "la canciller no tiene intención de participar en un concurso de provocaciones".

El ministro turco de Asuntos Europeos, Omer Celik, dijo además que Ankara "debería reevaluar" el acuerdo clave con la UE alcanzado en 2016 para frenar la llegada de migrantes a Europa.

El embajador holandés, bloqueado

Luego de una reunión del consejo de ministros, Ankara suspendió sus relaciones al más alto nivel con Holanda y anunció que no permitiría el regreso a Turquía del embajador holandés hasta que La Haya cumpla las condiciones que permitan organizar mítines.

"Hasta que Holanda no repare los daños que ha causado, las relaciones al más alto nivel y las reuniones previstas a nivel ministerial y a alto nivel quedan suspendidas", anunció el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus.

Añadió que Turquía esperaba una investigación administrativa y legal sobre los acontecimientos de los últimos días, incluido sobre el uso de policía montada y unidades caninas para controlar una manifestación en Róterdam delante del consulado turco.

Holanda decidió anular los mítines a sólo días de las elecciones legislativas del miércoles en las que el primer ministro saliente, Mark Rutte, enfrenta la competencia del extremista Geert Wilders.

Turquía debe celebrar el 16 de abril un referendo sobre la reforma constitucional que arroga mayores poderes a la figura presidencial.

En este contexto, para obtener mayor respaldo en la consulta, los ministros turcos planificaron viajes a Europa apuntando a la diáspora. En Alemania residen unos 1.4 millones de turcos con derecho a voto mientras que en Holanda serían unos 250,000, según cifras oficiales de noviembre del 2015.

erp