Las prioridades del presidente Donald Trump para la dramática transformación económica que prometió en el transcurso de la campaña comenzaron a tomar forma pocos minutos después de que él jurara el viernes 20 de enero, con la nueva administración describiendo sus planes en el renovado sitio web de la Casa Blanca.

Reescribir los acuerdos comerciales de la nación sustenta gran parte de la agenda económica de Trump, haciendo eco de las corrientes subterráneas proteccionistas en el discurso inaugural, que enfatizó la prioridad de los intereses estadounidenses. El comercio se menciona como un componente crítico del crecimiento económico, la creación de empleo y la política exterior.

En su sitio web, la nueva administración se comprometió a retirarse del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, un amplio acuerdo comercial con otras 11 naciones a lo largo del Oceáno Pacífico que ha sido ferozmente criticado por ambos partidos. También se comprometió a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, firmado con México y Canadá, o retirarse por completo.

Las propuestas también prometen acuerdos comerciales "justos pero de mano dura" y enfatizó que la administración "usaría todas las herramientas a disposición del gobierno federal" para reprimir las violaciones de los acuerdos existentes. La agresiva retórica pone de relieve una brecha emergente dentro del Partido Republicano, que desde hace tiempo aboga por los beneficios de los mercados libres y aboga por la globalización. Pero con su enfoque en las "fábricas oxidadas" durante su primer discurso como presidente, Trump dejó en claro que ver cumplida su promesa de revivir la manufactura estadounidense es una prioridad.

NOTICIA: Trump anuncia la renegociación del TLC con México y Canadá

"Esta carnicería estadounidense se detiene aquí y se detiene ahora", dijo.

En la nueva página web de la Casa Blanca aparece notablemente ausente cualquier mención al yuan chino.

Trump había prometido durante la campaña instruir al Departamento del Tesoro a etiquetar a China como un manipulador de moneda en su primer día en el cargo, un movimiento agresivo que podría provocar represalias de Beijing. Trump a menudo culpó a China de los problemas de la industria manufacturera, pero ningún país es señalado particularmente en el nuevo sitio web de la Casa Blanca.

La nueva agenda establece una meta general de crear 25 millones de nuevos puestos de trabajo durante la próxima década y de impulsar el crecimiento económico a 4%, de acuerdo con el sitio web, comprometiéndose con las principales estadísticas que estuvieron presentes en sus discursos durante la campaña política. Eso es significativamente menor al crecimiento de 5 o 6% que el presidente había repetidamente mencionado durante las campañas electorales. Los datos más recientes disponibles muestran que la economía se expandió a una tasa de 3.5% durante el tercer trimestre del 2016.

NOTICIA: Latinoamérica saluda asunción de Trump; pide respeto

Muchos expertos dudaron si Trump podría alcanzar sus objetivos, con ciertos factores como el retiro de los Baby Boomers, los planes de la administración para restringir la inmigración y los cambios en la tecnología. Finalmente su elección para dirigir el Departamento del Tesoro, Steven Mnuchin, moderó las expectativas hechas por el mandatario durante su audiencia de confirmación el jueves, prometiendo un crecimiento de sólo 3 a 4 por ciento.

El sitio de la Casa Blanca destaca la reforma del código tributario y la reversión de las regulaciones como dos de los principales impulsores del crecimiento en la administración de Trump. La Casa Blanca se comprometió a recortar los impuestos corporativos, simplificar el código tributario y "las tasas más bajas para los estadounidenses en cada rango de impuestos . Esta propuesta está en desacuerdo con las declaraciones anteriores de Mnuchin, que prometió que no habrá un recorte absoluto de impuestos para los hogares ricos.

Las propuestas económicas en el sitio web tampoco incluyen un plan de campaña para incentivar 1 billón de dólares en gastos de infraestructura. Sin embargo, Trump habló en términos generales sobre la importancia de la infraestructura en su discurso inaugural.

"Construiremos nuevos caminos, carreteras, puentes, aeropuertos, túneles y ferrocarriles en toda nuestra maravillosa nación", dijo. "Sacaremos a nuestra gente de la asistencia social y volveremos a trabajar, reconstruyendo nuestro país con manos estadounidenses y mano de obra estadounidense".

NOTICIA: El EU anti-Trump estalla en cólera

Ylan Q. Muli es reportera financiera para The Washington Post.

mfh