El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, se reunieron en la Casa Blanca. Es la segunda reunión desde que Powell asumió la presidencia del banco central, en febrero del 2017, y poco tiempo después se convirtió en blanco de frecuentes críticas del mismo que lo nombró: Donald Trump.

La Fed anunció la reunión en un comunicado de prensa matutino, indicando que se reunieron “para discutir la evolución de la economía, el crecimiento, el empleo y la inflación”.

“Todo se discutió incluidas tasas de interés, interés negativo, baja inflación, flexibilización, fortaleza del dólar y su efecto en la manufactura, el comercio con China y otros” , tuiteó Trump poco después de finalizar la reunión, calificando la sesión de “buena y cordial”.

El tuit de Trump marcó un cambio de tono. El presidente en los últimos meses se burló de Powell y sus colegas como “patéticos” y “tontos” por no reducir las tasas de interés, y en agosto calificó personalmente a Powell como enemigo de Estados Unidos a la par del líder de China, Xi Jinping.

La Fed en su declaración fue cuidadosa al señalar lo que no se discutió: las expectativas de Powell para la política monetaria futura.

Trump acusó durante más de un año a la Fed de socavar sus políticas económicas; en su opinión, mantener las tasas de interés demasiado altas y privar a Estados Unidos de lo que Trump considera que son los beneficios de las tasas de interés negativas establecidas por los europeos y el banco central japonés.

El banco central de Estados Unidos ha reducido las tasas tres veces este año, en parte para compensar lo que considera un daño causado por la guerra comercial de la administración Trump con China. Pero después de su última reunión, en octubre, los formuladores de políticas señalaron que no bajarían más las tasas, a menos que la economía empeorara.

Menos de 24 horas después de esa decisión, Trump atacó a Powell nuevamente, diciendo que la gente está “muy decepcionada” con él y la Reserva Federal. Sólo la semana pasada, Trump lanzó otro golpe en un tuit en el que dijo que la inflación era baja: “(¿escuchas eso Powell?)”.

Consciente

Powell “no discutió sus expectativas para la política monetaria, excepto para enfatizar que el camino de la política dependerá por completo de la información entrante que tenga en cuenta las perspectivas de la economía”, informó la Fed en su comunicado.

Powell compareció ante comités del Congreso dos veces la semana pasada, y la Fed indicó que sus comentarios a Trump fueron “consistentes” con sus declaraciones a los legisladores.

“El presidente Powell expuso que él y sus colegas en el Comité Federal de Mercado Abierto establecerán una política monetaria, como lo exige la ley, para apoyar el empleo máximo y precios estables y tomarán esas decisiones basadas únicamente en un análisis cuidadoso, objetivo y no político”.

En la reunión también participó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Powell se reunió con Trump en febrero, y en cada uno de los tres meses siguientes, los dos tuvieron una breve conversación telefónica.