El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, expresó este jueves su optimismo sobre una posible solución a la disputa comercial con China, aunque Pekín se prepara para imponer un nuevo aumento de los aranceles el sábado.

"Creo que lo estamos haciendo muy bien con China", dijo a periodistas.

Según el mandatario, "China está muy ansiosa por llegar a un acuerdo" con Estados Unidos porque la guerra arancelaria tiene "un efecto devastador" en el gigante asiático.

La economía china, argumentó, se está desacelerando, "las compañías están huyendo de China para evitar los aranceles" y se instalarán en Vietnam u otras partes de Asia.

Estas palabras surgen en momentos en que Pekín se dispone a aumentar sus aranceles productos estadounidenses equivalentes a 60,000 millones de dólares a partir del 1° de junio, en respuesta a las medidas adoptadas el 10 de mayo por Washington.

Al denunciar un cambio radical del gobierno chino en las negociaciones comerciales, Trump había impuesto aranceles adicionales a 200,000 millones de dólares de productos del gigante asiático.