El estadounidense Joshua Holt, que viajó a Venezuela en el 2016 para casarse con una mujer que conoció por Internet, terminó en prisión y fue calificado como el principal espía de la CIA en Latinoamérica, fue recibido por su familia y por el presidente Donald Trump.

Holt, de 26 años, dijo que estaba “abrumado de gratitud”.

Tanto él como su esposa, Thamara Caleno, aterrizaron el sábado por la tarde en el Aeropuerto Internacional Dulles de Washington para un emotivo reencuentro con sus padres, Laurie y Jason Holt. Horas más tarde, el presidente Trump lo recibió en la Casa Blanca.

“Esos dos años fueron unos muy difíciles”, dijo Holt, sentado junto a Trump en la Oficina Oval. “No fueron las increíbles vacaciones que había pensado (...) Sólo estoy agradecido por lo que ustedes han hecho”.

Dirigiéndose a Holt, Trump expresó: “Has pasado por mucho. Por más de lo que la mayoría de la gente podría soportar”.

La madre de Holt, Laurie, agradeció a Trump y a los legisladores por regresar a su hijo sano y salvo. También le agradeció “al presidente Maduro por liberar a Josh”.

Su liberación se produjo un día después de que el senador Bob Corker, de Tennessee, sostuvo una reunión sorpresa en Caracas con el presidente venezolano Maduro, cuyo gobierno ha sido calificado por Estados Unidos como una “dictadura” y quien recientemente obtuvo otro término en una elección descrita como “farsa”.

En un tuit, Trump dijo que Holt era un “rehén”. Estados Unidos sostuvo que Holt estaba detenido bajo cargos falsos.

Holt y su esposa se reunieron en el aeropuerto de Caracas con la hija de ella de una relación anterior. Los tres abordaron el vuelo con dirección a Washington. “Vamos rumbo a casa”, tuiteó Corker.