El presidente Donald Trump expresó su confianza en que pueda ayudar a los israelíes y a los palestinos a negociar un acuerdo de paz. Lo hizo con la presencia del presidente palestino Mahmud Abás en la Casa Blanca. Lo vamos a hacer , comentó Trump.

Sin embargo, a pesar de haber expresado palabras de optimismo, Trump advirtió que no puede haber paz duradera a menos de que los líderes palestinos hablen con voz unificada y renuncien a la violencia y al odio. Lo dijo en una clara referencia a la división que existe entre la Autoridad Palestina, que controla Cisjordania, y el grupo militante Hamás, que controla la Franja de Gaza.

Trump enfatizó su deseo de jugar un rol de intermediario entre ambas partes.

Estoy comprometido a trabajar con Israel y los palestinos para llegar a un acuerdo, pero cualquier acuerdo no puede ser impuesto por Estados Unidos o cualquier otra nación , expresó.

Alabanza de Abás a Trump

Abás lanzó un guiño al presidente Trump sobre el rasgo que más le gusta escuchar al estadounidense: su capacidad de gran negociación y pidió una solución para los dos estados. Bajo su liderazgo y su valiente gestión, además de su sabiduría y su gran habilidad negociadora, creo que con la gracia de Dios y sus esfuerzos podemos ser socios verdaderos para alcanzar un histórico acuerdo de paz , dijo Abás.

La visita ocurre poco más de dos meses después de la presencia de Netanyahu en Washington.

Netanyahu no pagará a ONU

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, anunció que el país retendrá un millón de dólares en pagos que su país adeuda a la ONU luego de una resolución adoptada por su agencia cultural que menoscaba los lazos judíos con Jerusalén.

La resolución estipula que todas las medidas (...) tomadas por Israel, una potencia ocupante, que alteraron o indican alterar el estatuto de la ciudad santa de Jerusalén , en particular la ley de anexión de Jerusalén está ocupada desde 1967 por Israel, son nulas y sin efecto y deben ser abolidas , expresó.

Netanyahu llamó la resolución de la UNESCO absurda y dijo que el hostigamiento sistemático de la agencia a Israel tiene un precio.

Netanyahu dijo que Israel no se quedará cruzado de brazos mientras que una organización de la ONU trate de negar su soberanía en Jerusalén. El texto de la UNESCO tuvo 22 votos a favor, 10 en contra y 23 abstenciones. El viernes será ratificado por la ONU.