El actual presidente de Estados Unidos y candidato republicano, Donald Trump, y su rival, el demócrata Joe Biden, buscaron este viernes apoyo en los estados del Medio Oeste en los que la pandemia del coronavirus ha resurgido con fuerza.

En Wisconsin, donde los casos nuevos se duplicaron la semana pasada, el mandatario instó al gobernador demócrata a levantar las restricciones que buscan frenar la propagación del virus. La mayor parte de los miles de seguidores presentes no llevaba mascarilla.

"¡Tiene que abrir su estado y hacerlo rápido!", dijo Trump en el mitin, a sólo cuatro días de las elecciones.

Antes, en Michigan, el presidente cargó contra el sistema médico, asegurando: "nuestros doctores ganan más dinero si alguien muere de Covid".

En Minnesota, Biden acusó a Trump de "rendirse" en la lucha contra el virus, al tiempo que le instó a no criticar al personal médico que está tratando a los infectados.

"A diferencia de Donald Trump, no nos rendiremos ante el virus", afirmó. Sus seguidores mantuvieron la distancia social desde sus autos en la feria estatal y tocaron la bocina para mostrar su apoyo.

La pandemia, que ha acabado con la vida de más de 229,000 personas en Estados Unidos y ha costado el empleo a millones más está dominando los últimos días de la campaña.