Washington. La Administración de Servicios Generales (GSA) informó al presidente electo Joe Biden y su equipo que la administración Trump está lista para comenzar el proceso de transición.

Joe Biden, recibió el día de ayer 23 de noviembre, a través de una carta el visto bueno formal de la agencia federal para comenzar su transición a la Casa Blanca, poco después de que el estado de Michigan, uno de los disputados en la elección, lo certificara como ganador.

La administradora de GSA, Emily Murphy, detalló en la misiva que tendría acceso a recursos y servicios federales para facilitar la transición presidencial.

El presidente Donald Trump  escribió en dos tuits que le había pedido a Murphy que comenzara la transición, aunque no reconoció su derrota ante Biden y dijo que seguiría luchando.

“La administradora de la GSA, Emily Murphy, y su equipo deben hacer lo que se necesita llevar a cabo respecto de los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo”.

“¡Nuestro caso sigue con FUERZA, vamos a seguir sosteniendo una buena lucha y creo que vamos a ganar!”, agregó.

La medida se produce aproximadamente tres semanas después de las elecciones presidenciales, en medio de una creciente presión sobre Murphy para determinar a Biden como el ganador para que se liberen millones de dólares en recursos federales y el equipo de Biden tenga acceso a agencias gubernamentales para ayudar con la proceso de transición

Biden celebró el paso dado y lo describió como crucial para una “transferencia de poder pacífica”, luego de semanas de una tensión inédita en Estados Unidos.

“En los próximos días, los funcionarios de transición comenzarán a reunirse con funcionarios federales para discutir la respuesta a la pandemia, tener una contabilidad completa de nuestros intereses de seguridad nacional y obtener una comprensión completa de los esfuerzos de la administración Trump para vaciar las agencias gubernamentales”, dijo el funcionario de transición de Biden, Yohannes Abraham en un comunicado.

Conformación de gabinete

Biden también avanzó en la conformación de su gabinete con el anuncio de varios altos cargos incluyendo la confirmación de que Antony Blinken será su secretario de Estado.

La elección de Blinken, un avezado diplomático que fue número dos del Departamento de Estado, lleva 20 años asesorando al presidente electo, es cercano a Europa, e indica un retorno hacia el multilateralismo después de la estrategia de Trump de distanciarse de los aliados tradicionales de Washington.

Además, eligió al exjefe de la diplomacia John Kerry como delegado especial para el clima, a Linda Thomas-Greenfield como embajadora ante la ONU, a Avril Haines, como directora de Inteligencia Nacional y a Jake Sullivan, como Asesor de Seguridad Nacional.