Bruselas. El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó por la noche a Bruselas, la víspera de una cumbre de la OTAN que se anuncia tensa, tras las declaraciones del mandatario respecto a los aliados de Estados Unidos.

“Varios países de la OTAN, que debemos defender, no sólo no mantienen su compromiso de 2% (lo que es bajo), sino que desde hace años son morosos por pagos que no depositan. ¿Le rembolsarán a Estados Unidos?”, tuiteó Trump desde el avión presidencial que volaba hacia Bruselas, quien repetidamente ha pedido a los europeos que aumenten sus gastos de defensa para cumplir con su compromiso de alcanzar 2% de su PIB en el 2024.

La reunión entre los 29 miembros de la OTAN tendrá una duración de dos días, hoy y mañana.

Cuatro de los miembros rebasan el objetivo de 2% de su PIB (Estados Unidos, el Reino Unido, Grecia y Estonia) y otros cuatro (Lituania, Letonia, Polonia y Rumania) lo estarán a fin de año, aseguró el martes el secretario general de la alianza, Jens Stoltenberg.

Este desequilibrio molesta a Trump, que considera anormal que el gasto de defensa de Alemania, la principal economía de Europa, represente sólo 1.24% de su PIB.

Recomendación de Tusk

El presidente del Consejo Europeo criticó el martes mordazmente al mandatario estadounidense Donald Trump, exhortándolo a recordar quiénes son sus amigos cuando se reúna la próxima semana con el presidente ruso Vladimir Putin.

Donald Tusk dijo a Trump que “siempre vale la pena saber quién es tu amigo estratégico y quién es tu problema estratégico”.

Las relaciones de Trump con Europa no son buenas.