El presidente Donald Trump presentó este jueves 16 de mayo una propuesta que favorece la educación y el manejo del inglés por encima de los lazos familiares para otorgar los permisos para ingresar a Estados Unidos, pero sin considerar la situación de los millones de inmigrantes conocidos como "dreamers".

En un discurso en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, Trump aseguró que, de ser aprobada, su iniciativa convertirá al sistema migratorio de Estados Unidos "en el orgullo de nuestra nación y la envidia del mundo moderno".

El plan de Trump, duramente criticado por los demócratas y grupos de defensa de la inmigración, busca unir a los republicanos de cara a las elecciones presidenciales y legislativas del próximo año.

"Nuestra propuesta se basa en la rica historia de inmigración de nuestra Nación, al tiempo que fortalece los lazos de ciudadanía que nos unen como familia nacional", escribió Trump en la cuenta de Twitter de la Casa Blanca.

Actualmente, cerca de dos tercios de los 1.1 millones de personas que pueden emigrar a Estados Unidos cada año reciben "green cards" que otorgan residencia permanente debido a los lazos familiares.

El mandatario consideró que el actual sistema migratorio es "disfuncional", por lo que son necesarias una serie de reformas para revertir las fallas de la legislación, incluido el asilo.

Explicó que su propuesta se basa en un sistema de puntos que favorece a los migrantes con mejores niveles educativos y un buen manejo del inglés, por encima de aquellos que tengan vínculos familiares en Estados Unidos, además de que deberán aprobar un examen de educación cívica.

Trump propuso cambiar a un sistema "basado en el mérito" similar al utilizado en Canadá. Esta idea, dijo, daría lugar a que el 57% de las "green cards" se basara en habilidades y necesidad de empleo.

La iniciativa de Trump incluye aspectos como la protección de la frontera y de los salarios de los estadounidenses, la atracción de los mejores trabajadores, el empleo en industrias críticas y la preservación de los "valores humanitarios" para el otorgamiento de asilo.

En ese sentido, el presidente afirmó que los centroamericanos que llegan a Estados Unidos para pedir asilo con "declaraciones frívolas", restan oportunidades a aquellos migrantes con casos sólidos.

Aunque la propuesta de Trump modifica los criterios para el ingreso de migrantes a Estados Unidos, no prevé reducir el número de "green cards" (tarjetas verdes) emitidas por el gobierno.

Sin embargo, el plan no plantea una solución para los casos de los millones de jóvenes que fueron traídos al país por sus padres cuando eran niños, conocidos como "dreamers".