San Diego. El presidente Donald Trump inspeccionó los ocho enormes prototipos para el muro que desde hace tiempo quiere levantar en la frontera con México y acusó a California de poner “en riesgo a todo el país” al rehusarse a tomar medidas en contra de la inmigración ilegal.

Trump dijo que prefería un muro completamente de concreto, porque es el más difícil de escalar, pero destacó que es necesario que permita ver hacia el otro lado. Los inmigrantes “son escaladores profesionales”, comentó.

Dijo que lo primero que vio en el trayecto hacia la frontera fueron los agujeros tapados en la barrera existente.

“Para la gente que dice ‘no al muro’, si no tienes muros aquí, ni siquiera tendrás un país”, dijo el mandatario cerca de la frontera en San Diego.

Trump insistió en que las fuerzas de seguridad deberán ser capaces de ver a través de la estructura para poder controlar a los cárteles criminales que podrían estar “a medio metro de distancia”, del lado mexicano.

Una vez ante las cámaras, el presidente comenzó a hacerle preguntas al funcionario de la Patrulla Fronteriza que lo acompañaba buscando en sus respuestas las justificaciones para levantar el muro con México. “¿Cómo era esto aquí antes de que se construyera la valla?”, preguntó; “era una situación caótica”, respondió el agente.

El presidente arremetió contra el gobernador de California, Jerry Brown, y señaló que hace un “trabajo muy malo gobernando California”. “Este lugar está fuera de control”, afirmó.

Trump aseguró que una valla metálica, como la que hay actualmente en varios tramos de la frontera, “no es suficiente”, pues tiene decenas de agujeros reparados por las autoridades a punta de soldadura y que fueron hechos por inmigrantes que intentaban cruzar al otro lado.

Trump fue recibido con manifestaciones pacíficas de personas a favor y en contra de los planes del muro.

Desde el lado de Tijuana no se pudo observar a Trump. Por motivo de seguridad fueron colocados una serie de camiones.

El veterano del ejército Mark Prieto, de 48 años, sacudió la cabeza al pasar por la manifestación.

“La gente es tan cerrada”, dijo el bombero de Riverside mientras los manifestantes entonaban consignas. “Finalmente tenemos a alguien que pone primero a Estados Unidos”.

Su esposa, Corina Prieto, una enfermera con familia en México, concordó. Ambos votaron por Trump. “Creo que está haciendo muchas cosas bien, como proteger a nuestra Patrulla Fronteriza”, dijo.