Washington. En el invierno pasado, la destitución del presidente venezolano, Nicolás Maduro, parecía ser una clara apuesta del presidente Donald Trump. Para él representaba una rápida victoria en medio de acciones internacionales estancadas en Asia y Oriente Medio.

Luego llegó la primavera, cuando Juan Guaidó fue reconocido como presidente por más de 50 países. Él pidió a los militares que se cambiaran de bando, la Casa Blanca recibió garantías de que así sería, pero pocos respondieron al llamado de Guaidó.

Un frustrado Trump pensó que así como su asesor de seguridad nacional, John Bolton, y su director para la política latinoamericana, Mauricio Claver-Carone, “se la jugaron” por la oposición, funcionarios clave de Maduro también lo harían, revelaron a The Washington Post dos altos funcionarios de la administración Trump.

El verano llega esta semana con Maduro atornillado en la silla del Palacio de Miraflores, y hay pocos indicios de que su salida sea inminente, o que la administración de Trump tenga una estrategia para sacarlo. El presidente está perdiendo la paciencia y el interés en Venezuela, dijeron los funcionarios.

Posible escenario

La fatiga que aflige a muchos opositores de Maduro también ha comenzado a afectar al régimen dictatorial. En teoría, esto alentará las negociaciones sobre la celebración de unas elecciones en las que Maduro no participe, aunque esto no garantice su inmediata salida del país.

Trump ha dejado de tuitear sobre Venezuela y desde el mes pasado ya no ha mencionado el tema  ante medios de comunicación.

El último tuit lo escribió a principio de este mes, al decir que Rusia le había informado que “había eliminado a su gente de Venezuela”.

Bachelet llega a Venezuela

Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, llegó a Venezuela la tarde de este miércoles.

La información fue confirmada en Twitter por el ente internacional. Agregó que Bachelet sostendrá un encuentro con la prensa antes de irse del territorio nacional. El encuentro se realizará mañana en el aeropuerto.

Por su parte, el líder opositor Juan Guaidó llamó a manifestaciones y protestas pacíficas para mañana, día en el que tiene previsto reunirse con Michelle Bachelet.

La chilena se reunirá el día de hoy con Maduro.