El presidente Trump pidió al Congreso “reparar nuestras leyes de inmigración inseguras”. Se trata de una nueva petición después de una serie de intermitentes cambios de postura que ha tenido el mandatario desde que llegó a la presidencia.

Su petición a los congresistas la hizo manifiesta a través de varios tuits: “¡ARREGLEN NUESTRAS DEMENTES LEYES DE INMIGRACIÓN YA!”.

Trump, quien hace semanas pidió a los republicanos que dejen de perder el tiempo con el tema hasta pasadas las elecciones de noviembre, tuiteó que el “Congreso debe aprobar leyes de inmigración inteligentes, rápidas y razonables ya”.

Las leyes de inmigración vigentes son “dementes”, dijo Trump. Añadió que cuando la gente entra ilegalmente al país, hay que decirles “FUERA” y echarlos, “tal como si estuvieran en el jardín de tu casa”.

Mientras que los republicanos moderados y conservadores de la Cámara de Representantes han trabajado en las últimas semanas para acercar sus posturas en torno a una legislación de inmigración, Trump ha sido inconsistente en sus exhortaciones.

Por ejemplo, hace dos semanas, cuando los líderes republicanos estaban tratando de conseguir apoyo para aprobar un proyecto de ley relativamente moderado, Trump pidió a los republicanos a través de Twitter que “deberían dejar de perder su tiempo” en el tema de la inmigración hasta después de las elecciones de noviembre, cuando, pronosticó, serán elegidos más senadores del Partido Republicano.

Sin embargo, la Cámara siguió adelante con su plan que planteaba varios objetivos: financiar el muro fronterizo de Trump, ofrecer a los dreamers la ciudadanía y, aunque de manera marginal, el alivio de crisis que ha producido su política de “tolerancia cero” que ha dividido a familias.

Horas antes de la votación, Trump escribió con letras mayúsculas en Twitter que los republicanos de la Cámara de Representantes: “DEBERÍAN APROBAR” el proyecto de ley. Más tarde, la legislación no fue aprobada en votación por 301 a 121.

Unos días después, Trump afirmó de manera falsa, en Twitter, que nunca “presionó a los republicanos en la Cámara para votar por la Ley de Inmigración”.

Ayer, Trump volvió a insistirles a los republicanos que deben aprobar “leyes de inmigración inteligentes”.

Ambigüedad es su estilo.