El presidente Donald Trump firmó una proclama con la que ordena desplegar un número no determinado de militares en la frontera con México “para ayudar a la Patrulla Fronteriza”, como parte de una campaña más dura contra la inmigración ilegal que incluye presionar al Congreso para que ajuste las leyes en ese sentido.

En su memorando, el mandatario les dio al Pentágono y a los departamentos de Defensa y Seguridad Nacional un reporte detallado con el plan de acción. Sin embargo, no define a partir de cuándo, ni con cuántos efectivos, ni cómo se implementará la medida, ni con qué presupuesto se hará.

La estrategia requerirá la cooperación con los gobernadores de los estados fronterizos que tienen responsabilidad sobre la Guardia Nacional, lo que les otorga un poder considerable sobre el alcance de la misión de la administración.

“Empezaremos hoy y nos moveremos con rapidez”, afirmó más temprano la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, durante la rueda de prensa.

El gobernador de Texas aplaudió el anuncio mientras que, de acuerdo al diario The Wall Street Journal, funcionarios de los estados de Nuevo México y Arizona, también vieron la medida con buenos ojos.

La ley estadounidense prohíbe usar a los militares para tareas de seguridad nacional.

Respuesta de México

El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que la posición de su gobierno se conocerá “a su debido tiempo, a su debido momento (...) “se fijará con toda claridad, a partir del esclarecimiento que haga la autoridad norteamericana y será a través de la cancillería”.

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió un boletín con el que advirtió que “si el anunciado despliegue de la Guardia Nacional se tradujera en una militarización de la frontera, ello dañaría gravemente la relación bilateral”. El comunicado puntualiza lo que la secretaria de seguridad interior, Kirstjen Nielsen, le comentó al canciller Luis Videgaray. Entre varios puntos destaca: “Los elementos de la Guardia Nacional no portarán armas ni realizarán funciones de control migratorio o aduanero”.Y, por otraparte, “la Guardia Nacional únicamente realizará labores de apoyo al Departamento de Seguridad Interior”.