El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso nuevas sanciones estadounidenses a Irán el lunes, después de que Teherán derribó un avión no tripulado estadounidense, y dijo que las medidas apuntan al líder supremo iraní ayatolá Alí Jamenei.

Trump anunció a periodistas que estaba firmando un decreto con las sanciones, elevando la tensión entre Washington y Teherán, la que ya ha aumentado desde que en mayo Washington ordenó a todos los países que detuvieran las importaciones de petróleo iraní.

Trump dijo que las sanciones se habrían impuesto independientemente del incidente sobre el avión no tripulado y responsabilizó a los líderes supremos de Irán por lo que consideró como "la conducta hostil del régimen".

"Las sanciones impuestas en el decreto (...) le negarán al líder supremo y a la oficina del líder supremo, y a los cercanos a él y a su oficina, acceso a recursos financieros clave y apoyo", dijo Trump.

No hubo una reacción inmediata de medios oficiales iraníes, pero durante el fin de semana, la agencia estatal de noticias IRIB citó al portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Abbas Mousavi, diciendo que nuevas sanciones serían "solo propaganda" y que "no quedan más sanciones".

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo que las sanciones bloquearán miles de millones de dólares más en activos iraníes y que al canciller del país, Javad Zarif, también se le impondrán el fin de semana.

La Casa Blanca quiere forzar a Teherán a iniciar conversaciones sobre sus programas nucleares y de misiles y sus actividades en la región.

En tanto, Irán dijo el lunes que ciberataques de Estados Unidos contra sus fuerzas armadas habían fracasado.

Coalición para el Golfo

Washington, que está buscando apoyo en Oriente Medio y Europa a una posición que lo ha puesto al borde de un conflicto con su antiguo rival en el golfo Pérsico, dijo que estaba formando una coalición con aliados para proteger las rutas marítimas del golfo Pérsico.

Una coalición de países contribuiría con recursos y dinero al programa, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos, que no identificó los países.

"Se trata de una disuasión proactiva, porque los iraníes buscan hacer lo que quieren y decir 'no lo hicimos'. Sabemos lo que han hecho", dijo el funcionario a reporteros, agregando que los elementos disuasorios incluyen cámaras, binoculares y barcos.

Los rivales han estado en varias ocasiones al borde de una confrontación militar y en la última semana la hostilidad se exacerbó cuando Irán derribó un dron militar estadounidense. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que abortó un ataque en represalia justo minutos antes de que se dio la orden.

Medios estadounidenses han reportado que Washington ha lanzado ciberataques, pese a que Trump canceló el bombardeo aéreo.

El diario The Washington Post dijo el sábado que los ataques cibernéticos, que fueron planeados previamente, habían desactivado sistemas iraníes de lanzamiento de cohetes. Autoridades estadounidenses se han negado a hacer comentarios.

Irán desestimo los ataques. "Se esfuerzan mucho, pero no han llevado a cabo un ataque exitoso", dijo en Twitter Mohammad Javad Azari Jahromi, ministro de tecnologías de la información y las comunicaciones.

Desactivar la crisis

Aliados de Estados Unidos han estado pidiendo que se tomen medidas para desactivar la crisis, argumentando que cualquier equivocación menor podría desatar una guerra. Socios de Estados Unidos en Europa y Asia consideran que la decisión de Trump de abandonar un acuerdo nuclear de 2015 con Teherán, fue un error que fortaleció a los partidarios de la línea dura y debilitó a la facción pragmática del presidente Hassan Rouhani.

Sin embargo, Francia, Gran Bretaña y Alemania enviaron una advertencia diplomática oficial a Irán para que no retroceda en el cumplimiento del acuerdo, dijeron el lunes dos diplomáticos europeos.

"Estamos muy preocupados. No creemos que ninguna de las partes quiera una guerra, pero nos preocupa mucho que estalle accidentalmente un conflicto así que estamos haciendo todo lo posible por reducir la tensión", dijo el secretario británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt.

El asesor iraní Hesameddin Ashena sugirió en un inusual tuit que Teherán podría estar dispuesto a discutir nuevas concesiones, si Washington está dispuesto a poner nuevos incentivos sobre la mesa que vayan más allá del pacto nuclear.

erp