Nos reunimos en el porche delantero de la democracia, un buen lugar para hablar como vecinos y como amigos , dijo George H. W. Bush desde el extenso frente oeste del Capitolio, momentos después de tomar el juramento presidencial en 1989. Porque éste es un día en el que nuestra nación está completa, cuando nuestras diferencias, por un momento, se suspenden .

Éste es un día inaugural ideal, un tiempo de reunirse en el espíritu de la unidad nacional. Un tema que el presidente electo Donald Trump abordó un poco después de aceptar la llamada telefónica de Hillary Clinton, la noche que ganó la presidencia: Ahora es el momento de que Estados Unidos sane las heridas de sus divisiones , dijo.

NOTICIA: ¿En qué se parece el discurso inaugural de Donald Trump al de Bane en Batman?

Es costumbre que los presidentes entrantes hagan lo que dicen mientras hablan con el país por primera vez como su líder. Pero después de una enconada campaña que crispó los nervios de los partidarios de ambos partidos, que se libró entre cuestiones elementales de carácter, como la honestidad, el temperamento y la identidad nacional, y que vio a los rusos interferir en el proceso, el país del que Trump será presidente está tan dividido como lo ha estado desde hace muchos años y no hay señales de una reconciliación en el horizonte.

Esta condición no es nueva. Para que todos recuerden esto, Trump lo recordó en un tuit el pasado jueves.

‘No fue Donald Trump quien dividió a este país, este país ha estado dividido por mucho tiempo’, declaró hoy el reverendo Franklin Graham .

Dentro del sistema político de hoy existen diferencias partidistas e ideológicas tan profundas y perdurables que probablemente tomaría un gran esfuerzo por parte de Trump y de la disposición de sus oponentes para responder para verlo transformado.

Las divisiones se han ido ampliando. Tan importante es el hecho de que las pasiones se han intensificado. Una sensación de buena voluntad hacia los opositores políticos se ha desvanecido en gran medida. Ahora bien, es común no sólo estar en desacuerdo sino atribuir lo peor al otro lado.

Esto ha dejado huella en el presidente Obama, que dejó el cargo con calificaciones de aprobación más altas que en cualquier momento desde los primeros meses de su presidencia, pero también tiene la distinción de ser el presidente con las calificaciones de aprobación más divididas de cualquiera reciente, según datos del Pew Research Center.

Es un reflejo no sólo del presidente, sino también de la profundización del partidismo del público en las últimas dos décadas. Los datos publicados por Pew muestran el grado en que los expresidentes George W. Bush y Bill Clinton también fueron líderes altamente polarizadores.

La organización Gallup ha preguntado a la gente si creen que Estados Unidos está unido o dividido. Dos meses después de los ataques del 11 de septiembre, 74% dijo que el país estaba unido. Al comienzo del ciclo electoral del 2004, 45% describió el país como unido. El otoño pasado, después de las elecciones del 2016, sólo 21% pensó esto.

Estados Unidos no está unido políticamente. Sobre la base de los resultados electorales, algunos estados rojos se han vuelto más rojos y algunos estados azules más azules. Pero los patrones de votación no son más que una medida de las divisiones estado por estado que existen.

Pollster V. Lance Tarrance examinó los datos de las encuestas de Gallup y encontró una serie de cuestiones en las que las actitudes en los estados que se inclinaron hacia Trump difieren significativamente de los estados que fueron para Clinton. Esas cuestiones incluyen el aborto, la promoción de "valores tradicionales", el cambio climático, la regulación gubernamental y si los refugiados que van a Europa y Norteamérica representan una amenaza para los intereses de Estados Unidos.

NOTICIA: Trump anuncia la renegociación del TLC con México y Canadá

El partidismo es quizás el indicador más importante. El verano pasado, se especuló que la candidatura de Trump, que estaba dividiendo al Partido Republicano, podría resultar en un aumento en la división de boletas electorales, luego de una serie de elecciones en las que las boletas divididas se encontraban en mínimos históricos. Al final, eso no sucedió. Como Jacobson explicó en un reciente artículo: "Por primera vez, cada concurso del Senado fue ganado por el partido que ganó los votos electorales del estado".

El partidismo y los resultados electorales colorean actitudes sobre el estado del país. Durante la mayor parte de las dos últimas presidencias, las mayorías han descrito que la dirección del país se ha salido gravemente fuera del camino. Pero los presidentes cambiantes pueden cambiar quién dice esto.

En la encuesta de Washington Post-ABC News publicada esta semana, 63% describió el estado del país de esa manera, sólo ligeramente mejor que el 68% que lo dijo en julio pasado. Debajo de esos números hubo un cambio dramático en las percepciones de los demócratas y los republicanos.

En julio, 49% de los demócratas dijo que el país estaba en la dirección equivocada y 45% dijo que las cosas iban en la dirección correcta. Hoy en día, sólo 19% es positivo, mientras que 74% es negativo. Los republicanos han pasado de 8% positivos a 45% positivos, de 90% negativos a 50% negativos.

Trump es el heredero de las condiciones que él no creó. Sin embargo, la campaña recién concluida empeoró las cosas al menos en una forma importante: Trump inicia su presidencia con un déficit a diferencia de sus predecesores más recientes. Como la encuesta de The Washington Post-ABC y otros sondeos revelaron esta semana, Trump fue juramentado con las calificaciones de aprobación más bajas de cualquier presidente entrante en al menos cuatro décadas.

La declaración poselectoral de Trump hacia la unidad y cualquier llamada para la curación el viernes representan un separador de una transición en la cual una serie de comentarios, tuits y acciones han hecho lo contrario. Los demócratas dicen que pueden encontrar tan poca evidencia de que Trump realmente quiere unir al país.

El exdirector de comunicaciones de la Casa Blanca de Obama, Dan Pfeiffer, dijo en un correo electrónico que, con la excepción de ser conciliador con Obama, Trump no ha hecho nada importante para unir al país. Extendió más ramas de olivo al [presidente ruso] Vladimir Putin que a los demócratas en el Congreso, Hillary Clinton, o la mayoría del país que votó por alguien más", escribió.

Kevin Madden, estratega republicano y exasesor del excandidato presidencial republicano Mitt Romney, ofreció una evaluación más caritativa, señalando no sólo la visita de Trump a la Oficina Oval, sino también su consideración de Romney como secretario de Estado.

Madden dijo que la reunión con Romney envió una señal a un Partido Republicano dividido de que Trump era serio acerca de rodearse con la mejor gente . Sostuvo que cualquier escepticismo de que Trump estaba cínicamente burlándose a Romney fue compensado por el "efecto calmante" que tuvo sobre los Republicanos. El tono de su lenguaje cuando se reunió con Obama "le ayudó a pasar de presunto e improbable candidato a presidente electo".

NOTICIA: Latinoamérica saluda asunción de Trump; pide respeto

Anita Dunn, quien también sirvió a Obama como directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, dijo que la naturaleza de la campaña de Trump ofrece las mejores pistas sobre cómo gobernará. Ella escribió en un correo electrónico: Cuando ganas, y ganas en contra de las probabilidades, y ganas en la cara de una oposición implacable, a menudo sientes que tomar un consejo está en el número 101 en su lista de las 100 cosas más importantes que debe recordar .

La pregunta es: ¿Qué tan importante será una nación dividida para Trump ahora que ya es presidente? ¿Buscará unificar a Estados Unidos, y si es así, cómo? ¿O decidirá que hay poco que puede hacer y luego gobernará una nación al acentuar esas diferencias? La respuesta definitiva no llegará hoy, pero pronto surgirán pistas, a medida que el 45º presidente y sus adversarios empiecen a ocuparse de las agendas de él y de los republicanos. Las acciones, no las palabras, contarán la historia.

Dan Balz es el corresponsal en jefe de The Washington Post.

erp