El presidente Trump arremetió ante la publicación de las preguntas que el fiscal especial, Robert S. Mueller III, dijo estar interesado en preguntarle (al propio presidente) como parte de la investigación sobre la posible injerencia rusa en las elecciones del 2016 y los posibles intentos de obstruir la investigación.

En un tuit matutino, Trump dijo que fue “vergonzoso” que las 49 preguntas fueran entregadas al New York Times, mismas que publicó el lunes por la noche.

“Muy vergonzoso que las preguntas sobre la cacería de brujas rusa se ‘filtraran’ a los medios”, escribió en Twitter.

Parece que la filtración no vino de la oficina de Mueller. El Times informó que las preguntas fueron transmitidas a los abogados de Trump como parte de las negociaciones sobre los términos de una posible entrevista con el presidente. La lista fue proporcionada al Times por una persona ajena al equipo legal de Trump, dijo el periódico.

En su tuit, Trump también afirma falsamente que no hay preguntas sobre la “colusión”.

Si bien es cierto que las preguntas publicadas por el Times son muy variadas y son más las relacionadas con una posible obstrucción de la justicia, la lista incluye 13 cuestionamientos relacionados con la posible cooperación entre la campaña de Trump y Rusia.

Entre ellos hay una pregunta sobre si Trump tenía o no cualquier conocimiento por parte de su expresidente de campaña Paul Manafort a Rusia “sobre la posible ayuda a la campaña”.

Otra pregunta se refiere a si Trump conocía o no una reunión de junio del 2016 en la Trump Tower entre sus asesores y un abogado ruso que ofreció información políticamente perjudicial sobre la oponente demócrata de Trump, Hillary Clinton.

Otra de las preguntas vinculadas al caso es si Trump conocía o no sobre “el pirateo ruso, el uso de las redes sociales u otros actos dirigidos a la campaña”.

En su tuit, Trump califica la colusión de “un delito falso” y repite su afirmación de que no existió ninguno. El presidente también se mofa de la investigación de Mueller por haber “comenzado con información clasificada filtrada ilegalmente”, y agregó: “¡Agradable!”

Ataques contra la seguridad

El destituido director del FBI, James Comey, cree que los ataques políticos del presidente Donald Trump al organismo atentan contra la seguridad de Estados Unidos.

En entrevista telefónica con The Associated Press el martes, Comey dijo que los ataques del mandatario a la conducción del FBI socavan el respeto de la ciudadanía hacia la policía federal, ya que la gente se pregunta si los agentes son realmente competentes, honestos y concienzudos.