Washington. El informe sobre las declaraciones de impuestos de Donald Trump ha agitado la carrera presidencial en visperas del primer debate contra su rival el demócrata, Joe Biden.

La revelación del diario The New York Times sobre el pago de solo  750 dólares -que es la cantidad de dinero que pagó el mandatario en impuestos en el 2016- marcó a la opinión pública.

Esta exclusiva cayó como una bomba cuando faltan 36 días para las elecciones, una información que Trump se negó a hacer pública.

La posición del presidente va en contra de la tradición de todos sus predecesores desde la década de 1970.

El mandatario republicano reaccionó a esta publicación el domingo en una conferencia de prensa especialmente desarticulada, en la que mostró su frustración e inquietud ante la cercanía de las elecciones.

Mientras que el día de ayer 28 de septiembre, aseguró que pagó “muchos millones de dólares en impuestos” y que tiene más activos que pasivos, pero no ofreció evidencia ni se comprometió a entregar algún documento financiero.

“Pagué muchos millones de dólares en impuestos pero tenía derecho, como todo el mundo, a créditos tributarios y por depreciación”, escribió en su cuenta de Twitter.

“Estoy muy desapalancado. Tengo muy poca deuda en relación con el valor de los activos”, agregó.

El diario también informó que Trump no pagó impuestos federales sobre la renta en 10 de los 15 años previos al 2017, a pesar de recibir 427.4 millones de dólares hasta el 2018 por su programa de televisión y otros acuerdos de patrocinio y licencia.

Además de los cuestionamientos sobre la fiscalidad de sus empresas, el artículo destacó que los negocios del mandatario tienen deudas abultadas, lo que lastra la imagen del mandatario como un hombre de negocios exitoso.

Desde el domingo poco después del informe sorpresivo, la campaña de Biden publicó un video que enumeró los miles de dólares en impuestos sobre la renta que generalmente paga un maestro de escuela primaria, un bombero, un gerente de la construcción y una enfermera, antes de contrastar los 750 dólares que habría pagado Trump en el 2016 y el 2017.

El equipo del demócrata también comenzó a vender adhesivos que dicen: “Pagas más impuestos que Donald Trump”.

Debate presidencial

Donald Trump y su contrincante Joe Biden se enfrentarán este martes en su primer debate presidencial. A cinco semanas de las elecciones generales del 3 de noviembre, hay mucho en juego.

El enfrentamiento televisado, el cual durará 90 minutos y que se celebrará en Cleveland (Ohio), llega en un momento en el que Trump se enfrenta a preguntas persistentes, basadas en sus declaraciones sobre el amaño de elecciones o sobre si aceptará o no los resultados en caso de que resulte perdedor.

Ambos candidatos también se pelearán por la nominación de Trump de Amy Coney Barrett a jueza del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, para reunir a su base de votantes conservadores y distraer a las masas de su gestión del coronavirus y otros asuntos.

Para Biden, el debate servirá como una especie de reintroducción. Aunque ha celebrado eventos limitados la pandemia de coronavirus lo ha dejado fuera de escena durante meses. También se espera que apunte al tema de los impuestos de Trump.