El presidente Donald Trump concedió un indulto pleno a I. Lewis "Scooter" Libby, un exjefe de despacho del vicepresidente Dick Cheney.

La portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders precisó en una declaración el viernes que el mandatario estadounidense emitió el perdón.

Libby fue declarado culpable en 2007 de perjurio, obstrucción de la justicia y mentirle al FBI. La causa se derivó de la pesquisa sobre la filtración de la identidad en 2003 de la agente encubierta de la CIA Valerie Plame, aunque nadie fue acusado de la filtración.

El caso de Libby fue criticado por conservadores, que dicen que fue víctima de un proceso políticamente motivado de parte de un fiscal especial.

Algunas de esas críticas son similares a los ataques de Trump ahora contra el fiscal Robert Mueller y su investigación de la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016. Trump ha calificado la pesquisa de "cacería de brujas".

El entonces presidente George W. Bush había conmutado ya la sentencia de Libby de 30 meses de prisión. Bush escribió en su libro en 2010 que Cheney lo criticó en privado por no conferir un indulto pleno. Nadie fue acusado de la filtración.

Trump dijo en la declaración que aunque no conoce a Libby, "durante años he oído que ha sido tratado injustamente. Con suerte, este perdón ayudará a rectificar una parte muy triste de su vida".

Horas antes de que se conociera el anuncio oficial, una persona familiarizada con la decisión, que habló a condición de preservar el anonimato, dijo que el indulto había sido ponderado en la Casa Blanca durante meses.

Fue el tercero concedido por Trump. El año pasado indultó a Joe Arpaio, el exsheriff de Arizona condenado por desacato a la corte. Trump indultó además a un marinero de la Armada que fue declarado culpable de tomar fotos de partes secretas de un submarino.

erp